Publicidad

Saint Ettiene, “Home Counties” (PIAS, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

No sabemos si ha sido intencionado o no, pero todo en el último disco de Saint Etienne huele a nostalgia y repaso de su carrera. Es más, el propio Bob Stanley ha confesado que está inspirado en las vivencias de la infancia y juventud de los miembros de la banda. De ahí también que sea un trabajo de lo más ecléctico, en el que hay cabida para todo, y en el que el grupo londinense se quita todas las etiquetas de encima.

Home Counties” es un disco de lo más retro, en el que predominan los sonidos añejos; esos con los que disfrutaban en su juventud e infancia. Por eso no resulta extraño escuchar al trio británico acercarse, y acertar, con un todo un himno de northern soul llamado ‘Underneath The Apple Tree’. Como tampoco resulta extraño escuchar ritmos cercanos a la bossanova en la preciosa ‘Something New’, o que se dejen llevar por el disco-funk, con algún toque caribeño, en la enorme ‘Dive’. Al igual que nadie pondrá el grito en el cielo porque se vayan, muy acertadamente, hacia el pop sixities en ‘Take It All’ y ‘After Hebden’.

Toda esta maraña de estilos no significa que se hayan olvidado de su faceta más electrónica. Esta también está más que presente. Además, con ella siguen siendo infalibles. Solo hay que escuchar ‘Magpie Eyes’ y ‘Heather’, donde se encuentran de lo más a gusto entre beats cortantes y melodías pop. Pero si hay una canción que los amantes de su faceta más electro-pop agradecerán, esa es ‘Out of My Mind’. Este tema es el ‘He’s on the Phone’ o el ‘Sylvie’ de este álbum, y tiene todas las papeletas para convertirse en uno de sus próximos hits.

Aunque están muy acertados en buena parte del disco, con tanta variedad, y con su abultada duración, es normal que haya algunos momentos en los que bajan el nivel. Afortunadamente, esto llega al final, en los más de siete minutos de ‘Sweet Arcadia’, donde la voz de Sarah Cracknell intenta hacerse hueco entre tranquilos paisajes instrumentales. Y es que, a lo largo del álbum, y en su tema final, el muy prescindible ‘Angel Of Woodhatch’, nos encontramos con algún que otro interludio en los, su faceta más instrumental, es la gran protagonista.

Pocos grupos son capaces de hacer un repaso a buena parte de la música inglesa de los últimos cincuenta años, y salir airosos de ello. Así que sí, Saint Etienne vuelven a demostrar que, a la hora de crear grandes canciones de pop, no hay quien les tosa.

Valoración: 8

To Top