Publicidad

Ryan O’Reilly, “The Northern Line” (DNA Records, 2016)

Autor: | @sergiomiro

Si esto fuera una escucha a ciegas, podría equivocarme patéticamente y verme hablando de Ryan Adams y de cómo en este nuevo trabajo regresa al folk rock de producción pulida y preciosista de su época de Gold (2001). Resulta que no, que este chico es otro Ryan, y que pese a facturar música perfectamente encajada dentro del género americana, Ryan O´Reilly nació en Inglaterra y últimamente anda moviendo su base de operaciones por Europa.

La comparación con Ryan Adams, no es un caprichoso juego de nombres de pila. Realmente comparten el mismo tipo de voz ligeramente rasgada y agraciada con un sentido falsete, y además sus composiciones tienen similares dosis de melancolía, nostalgia y sentimientos a flor de piel.

Una de las cosas difíciles para O´Reilly en estos primeros pasos de su carrera, por tanto, será reivindicar su propio espacio. El pasaporte inglés puede ser una seña de identidad, esbozada ligeramente en algunas canciones de este debut, ya sea por esporádicos ramalazos de folk británico y de pop épico también propio del irlandés Damien Rice, o por alguna iconografía propia de su tierra (sustituir las tradicionales referencias americanas al tren por el traqueteo de las líneas de metro londinense, por ejemplo).

Por lo demás, muchas de sus canciones, aunque de factura correcta, carecen de ese empuje emocional intangible que a Ryan Adams le brota de manera natural incluso en el más perezoso de sus trabajos. The Northern Line suena perfecto, pero quizás demasiado perfecto para lo que este tipo de música requiere. Con todo, algunas piezas como la enérgica November y la hermosa Boats Against The Current dan muestras de las cotas a las que puede llegar O´Reilly si le dejamos madurar un poco.

Valoración: 6,4

To Top