Publicidad

Rusty River, The Old Curry Distillery (Autoeditado, 2013)

Autor: | @talibanmusic_tm

rustyriver

Rusty River es la historia de un encuentro, una casualidad, un cruce que tarde o temprano debía producirse: un escocés con inquietudes y ganas de ampliar horizontes, que viaja a Australia y por avatares del destino recala en Huelva y conoce a un guitarrista. Cuando Richard Stuard-Campbell conoció a Roberto Cereceda, la química surgió en el acto y las canciones comenzaron a fluir. De esta manera tan mágica, Richard puso letras a esqueletos de canciones que Roberto, Manuel Blandón, Miguel Calero y Álvaro Jiménez, habían creado en el salón de la casa del primero, añadiendo un toque marcadamente británico a las primigenias canciones de un proyecto, que inicialmente iba encaminado al rock sureño. Cuatro meses después de aquel primer encuentro, el resultado final es explosivo: Rusty River entran a grabar su primer ep en los Estudios La Mina, con Raúl Pérez a los mandos.

El cóctel que presenta Rusty River, va de Led Zepellin a The Black Crowes, pasando por Oasis, Blur, Metronomy, The Enemy o Artic Monkeys, sin dejar de mirar de reojo a los grupos que conformaron lo que se llamó Sonido Seattle (Mother Love Bone, Mad Seasson, Pearl Jam,…) . En definitiva, una paleta de colores con matices inéditos en nuestro país, reflejo del buen gusto y mejor hacer en el local y en el estudio. Rusty River son una rara avis en nuestra escena, una banda que puede gustar a puristas del rock y a iniciados en el pop británico.

Masterizado en los Estudios Kadifornia por Mario G. Alberni, The Old Curry Distillery viene a reivindicar una forma de entender el rock que nunca debería pasar de moda.

 

 

To Top