Publicidad

Roger Sincero & Javier de Torres, “Was Your Tie Black?” (Altafonte, 2016)

Autor: | @sergiomiro

La colaboración entre Roger Sincero y Javier De Torres ha sido tan épica que tenía que acabar en trilogía, como mandan los cánones de la narrativa más memorable (si les da por inventarse spin-offs o secuelas, no nos quejaremos, que conste). Crearon este “Was your tie black?” con la determinación de poner fin a la aventura que comenzó dos discos atrás. Probablemente lo hicieron conscientes de que mucho de lo bueno cansa, de que van sobrados para continuar sus respectivas carreras en solitario, y de que más vale no seguir arriesgándose a que la búsqueda de consenso acabe por mermar una amistad y un proyecto que viene tejiéndose a base de bocatas y jornadas frioleras en el Vicente Calderón.

En una extraña decisión artística, resolvieron que para intentar hacer su mejor disco, tenían que hacer que fuera el disco menos “suyo”, cediendo la voz cantante a la mayor cantidad de artistas femeninas que se les pusiera a tiro. Como referente claro (y evidente desde la primera escucha) tenían el “God Help the Girl” del Belle & Sebastian Stuart Murdoch. Ciertamente han dado con un conjunto de melodías que Murdoch firmaría encantado, y con un plantel de cantantes que Murdoch ficharía encantado (voces inocentes, poperas y bien agarradas a la canción, sin concesiones al blues ni gorgoritos innecesarios).

Las composiciones de De Torres y de Sincero rara vez han flaqueado, aunque es cierto que aquí, al someterse a la precisión melódica y al amplio rango de la tímbrica femenina, parecen lucir más lustrosas e impecables. Esto es pop puro, delicioso y conciso (18 cortes en poco más de media hora, con canciones que entregan una suculenta cantidad de información en menos de dos minutos), cantado en inglés y puramente sajón, a excepción de algunos pícaros toques latinos en ‘Santa Monica Sunset’ y unas bucólicas castañuelas y guitarras españolas en ‘Andy and myself’.

Aunque la procedencia de las cantantes es muy variada, en ningún momento marcan el rumbo del disco como para hacer tambalear su coherencia. Encontramos aquí a Isabel Urzáiz, que ya había cantado un par de veces con ellos en el pasado, junto a otras experimentadas y encantadoras artistas como Alondra Bentley o Nat Simons; a un par de australianas desconocidas que se cruzaron por el camino (Georgi Gwatkin-Higson y Emma Beau); y a casi primerizas que realizan un trabajo perfecto para lo requerido (Martina Gil, Martina Borras o, incluso, Julia De Torres, hija de Javier, que se estrena de manera muy prometedora en ‘Don´t kiss me on the first date’).

Cuentan los autores que al principio ambicionaron con añadir brillantina a la alineación con la participación de Keira Knightley o Gwyneth Paltrow, pero que al final optaron por el pragmatismo y por acabar el proyecto en unos plazos mínimamente coherentes. Como dato curioso añadido, parece ser que Leonor Watling y Virginia Maestro tampoco llegaron jamás a responder a la invitación. Con todo el respeto al material de Maestro o al de Marlango, ellas se lo han perdido, porque no recuerdo haberlas escuchado cantar melodías tan redondas como las que aquí se incluyen.

Como ha pasado hasta ahora en las obras de estos quijotes musicales, no se escatiman medios para que el acabado sea impecable, y eso pasa por repetir con Charlie Bautista como multi-instrumentista y con Jo Dworniak en las mezclas. Lástima que falte Ricardo Cávolo para seguir con la racha de ilustraciones que adornaban todos los lanzamientos de De Torres, pero la ocasión ha servido para tirar de foto bucólica de chica en el mejor espíritu “belleandsebastianero”.

Valoración: 8

To Top