Publicidad

Refree, Nova Creu Alta (El Segell 2013)

Autor: | @sergiomiro

refreenovacreualta

Qué bueno que es Raül Fernández. En serio: no escatimemos elogios en él, porque hemos de buscar alguna forma de darle su justo reconocimiento y diferenciarlo de la gran masa, sobre todo en estos tiempos en los que la crítica musical corre riesgo de enterrarse en la adulación fácil y en el corta-pega de lo que quieran decirnos las notas de prensa.

Tampoco es que vayamos a descubrirlo a estas alturas. El respeto se labra con hechos, y a Raül hace tiempo que se lo rifan artistas de todo tipo de estilo y rango.

Y no parece que la variedad musical de los proyectos que llaman a su puerta vaya a amilanarle, ya que cuando le llega el momento de volcar su talento en Refree  -su proyecto más personal y en el que supuestamente trabaja sin cortapisas creativas de ningún tipo-, él parece disfrutar dando volantazos estilísticos y despistando al personal.

Por ejemplo, poco o casi nada tiene que ver este Nova Creu Alta con el preciosismo acústico y orquestal de Matilda (2010), la anterior referencia de Refree. Esto es un disco de rock, pero rock al estilo de Refree; o sea, huyendo de lugares comunes, mimando la composición y sorprendiendo con unos arreglos que demandan lo mejor de los excelentes músicos de los que ha decidido rodearse.

Resulta muy complicado definir con fidelidad lo que aquí suena. Tras una intro que parece descontextualizar entre cuerdas un canto folclórico que hasta podría sonar africano a oídos ajenos, entramos en el ajo de los sonidos más ásperos y contundentes que van a dominar el disco hasta el final, todo ello combinado con unas melodías que, en la frágil voz de Raül, suenan tremendamente evocadoras.

Algunas piezas como Kikiriki parecen una peculiar puesta al día del rock sinfónico setentero, evocando sobre todo a los Genesis de The lamb lies down on Broadway (1974). Otras, como la intensa La festa nos adentran en atmósferas más oscuras que bien podrían colar como versión mediterránea de Radiohead.

Tras sus últimos coqueteos con el bilingüismo, Refree termina de abrazar completamente el catalán para cantar los diez cortes de este disco, una decisión totalmente coherente con las referencias costumbristas que arrojan algunas de las letras.

 

Tan solo me resta invitarte a sumergirte en uno de los mejores discos nacionales del año y desear suerte a Raül en su nueva aventura sonora y discográfica (esta es la primera referencia del sello de la gente del Primavera).

Qué bueno es.

 

To Top