Publicidad

PyPy, Pagan Day (Slovenly Recordings, 2014)

Autor: | @D_Zorg

pypy_paganday

Tenemos que tener en claro que en este asunto del rock and roll la parte correspondiente a la edad es de vital importancia. Cada día los músicos recién llegados deciden recurrir a la máquina de reciclaje sin ningún pudor o incomodidad. O bien no conocen la historia del género o bien les vale sorbete apropiarse de estilos que les han antecedido.

El debut de este cuarteto canadiense es el resultado de no solo entendimiento sino experiencia en el género, en el uso de guitarras, pedaleras y equipo a disposición. La primera vez que uno lo escucha, le hace sentir que PYPY salió de un espacio tiempo ajeno a todos nosotros, no antes, no durante, sino tal vez después. Es pesado, rápido, directo e innovador en un género que parecía insuperable.

Pagan Day (Slovenly Recordings) tiene varios puntos álgidos y destacables; empezando por la voz de Annie-Claude Deschênes que decide en cada canción salirse de su zona de confort para probar tonos y efectos distintos; le sigue la guitarra y voz de Roy Vucino, que pasa de garage rock preciso y furioso, a densas texturas de distorsión y experimentación en un parpadeo ¿qué sigue? Como martillazos, una y otra vez los redobles de Simon Besre hipnotizan y mantienen una línea de intensidad y angustia que es llevada al abismo por el distorsionado bajo de Philippe Clément.

“Too Much Cocaine”, “New York” y “Daffodils” no se tratan solo de de ‘fuzz’, sino de ‘brrr’ y ‘tss’ ¿me explico? Parece sigo aturdido por los decibeles, pero trato de explicar que reconstruyen el por demás predecible género del garaje, y de la misma manera en que Good Bad Not Evil de The Black Lips, Tan Bajo de Dávila 666 o Floating Coffin de Thee Oh Sees, una especie de punto y aparte se escucha; si bien puede no pasar nada más allá del mero entusiasmo por un álbum tan fresco, cada vez son menos las bandas que optan por hacer y deshacer los cánones de coro-verso-coro que limitan tanto al género.

Hay algo más dentro de Pagan Day; se trata de una banda que aprovecha la confianza y la libertad de crear algo nuevo, de no ser regidos por un impulso comercial o cumplir con expectativas de otros, es el material de una banda de cochera que cambia sus anécdotas, sus experiencias y sus opiniones en pro del cambio; de sorprenderse a sí mismos sin temor a los resultados.

To Top