Publicidad

Poor Moon “Poor Moon” (Bella Union 2012)

Autor: | @indienauta

poormooncover

Si serán buenos los Fleet Foxes, que muchos de sus componentes son capaces de coger las canciones que no entran en sus discos (donde parece que solo hay espacio para las partituras de Robin Pecknold) y crear productos que se sostienen muy dignamente por sí solos. Recordemos que, hasta hace nada, tenían en la batería a Josh Tillman, quien bajo el nuevo nombre artístico de Father John Misty ha firmado uno de los discos de este año. Luego están Christian Wargo y Casey Wescott, quienes también se han tomado un respiro entre la apretada agenda de los Foxes para dar forma a estos Poor Moon.


Tras publicar un primer EP (Illusions) en el que se notaba demasiado la pesada sombra de su banda madre, ahora se destapan con un larga duración homónimo en el que amplían la paleta de colores hasta definir claramente una personalidad propia y a salvo de comparaciones malintencionadas.

Es evidente que estos músicos tienen una serie de influencias que también forman parte del vocabulario de los Fleet Foxes (Simon & Garfunkel –algo que queda muy patente en el Birds que cierra el disco-, CS&N, y cualquier folclorista británico o americano de los 60/70 que se nos pueda ocurrir). Además, a tenor de lo que se oye en el disco, Wargo y Wescott tienen un peso más considerable de lo que cabría imaginar en las canciones de su otro grupo (Come home podría dar el pego como tema extraviado del Helplessness blues). Pero ya apuntábamos que estas canciones también beben de otros sitios, desde el pop delicado de los Byrds, hasta la psicodelia de los Nuggets.

Abundan los golpes de efecto musicales que le dan señas de identidad a algunas canciones: unos silbidos ornitológicos por aquí, un teclado sesentero por allá, un solo de clavicordio que aparece de la nada… Gracias a ello, lo que podría quedarse en escucha meramente agradable (no nos engañemos, Poor Moon tienen “el sonido”, pero en contenido se quedan lejos de la apabullante intensidad emocional de las mejores piezas de Pecknold), sube un par de escalones para guardarse un huequito en nuestra memoria musical de este 2012.

 

 

 

To Top