Publicidad

Poliça, Shulamith (Memphis Industries, 2013)

Autor: | @sergiomiro

policashulamith

Una mujer de espaldas, ensangrentada, como quien recibe o trata de defenderse de una salvaje agresión. No se andan con chiquitas, los Poliça. Atacan nuestra conciencia desde la versión en alta resolución de la portada de este, su segundo disco (hay otra portada con la misma imagen mega pixelada, en parte como expresión artística, y en parte –es de suponer- como opción más llevadera para uso en medios globales y bienpensantes como Amazon).

Si encima aprendemos que el título del disco es un homenaje a la activista feminista Shulamith Firestone, a quien la cantante Channy Leaneagh define como “inspiración desde la tumba”, podremos concluir que, entre toda la maraña de atmósferas que tan bien saben construir, subyace la intención de trasladar un mensaje.

Pero por encima del mensaje, al menos para nosotros que no tenemos el inglés como primera lengua, está el sonido. Poliça han encontrado un sonido muy propio: intenso, sensual, intimidante y sugerente al mismo tiempo.

Cuando los escucho, siento algo parecido a la sensación que me producía en su momento enfrentarme a los hallazgos de Portishead, tanto en sus comienzos trip-hoperos como en la sorprendente reinvención de su tercer, y por desgracia último disco (y no lo digo sólo porque la canción Very cruel de este disco sea “portisheadsiana” hasta la médula). Ambas bandas se caracterizan por tejer densas capas musicales a mayor gloria de una voz femenina (si bien las interpretaciones de Leaneagh son más enérgicas que las de Beth Gibbons, comparten su sentido de la agonía).

Leaneagh pone gran parte de la personalidad, y el miembro de Gayngs, Ryan Olson dibuja los trazos más notables con todo tipo de sonidos sintetizados, pero no hay que olvidar uno de los elementos “tapados” que convierten a Poliça en lo que son: sus dos bateristas, perfectamente complementados y, en este segundo disco, mucho más presentes y dados al “groove”.

Quienes disfrutaron de Give you the ghost (2012) encontrarán en Shulamith todos los elementos que le llamaron la atención en primera instancia (algunos de ellos mejorados), y verán que la cosa ha cambiado lo justito como para que nadie pueda todavía aburrirse o lanzar acusaciones de inmovilismo.

 

To Top