Publicidad

Plaitum, “Constraint” (Wolf Tone, 2017)

Autor: | @sergiomiro

Los ahora veinteañeros Matt Canham y Abigail Dersiley se conocen desde el instituto. Mientras uno peleaba con los manuales de instrucciones de todo tipo de maquinaria que diera salida creativa a su pasión por el house y la electrónica más underground de la escena londinense, la otra se dejaba la garganta cantando canciones de trash metal parecidas a las de sus amados Slipknot. Cuando se juntaban a hablar de música, nexos en común como Nine Inch Nails les servían de estímulo para imaginar que podrían ser capaces de crear algo que tuviera algo parecido a una dirección coherente.

Siendo apenas adolescentes, llamaron la atención de unos todavía relevantes Bloc Party, que les invitaron a acompañarles de gira. De ahí salió una pequeña base de seguidores que hasta ahora tenía que contentarse con un puñado de singles y EP´s para alimentar su interés por el dúo. Han tenido que pasar cinco años para que llegue su carta de presentación en formato LP. Otra vez vienen avalados por un padrino de peso en la industria, en este caso el productor Paul Epworth (convertido en intocable tras ser una de las personas detrás del éxito de Adele), quien les ha dado la plataforma de su sello Wolf Tone, amén de unos cuantos consejos para adecentar su propuesta, aunque la producción final la dejase en manos del propio Matt Canham.

Constraint podrá ser un éxito o no, pero no cabe duda de que lo intenta con todas sus ganas, a pesar de su aparente envoltorio oscuro y transgresor. Se trata de un disco que ofrece pocas sorpresas y que se esmera por dejar claros sus estribillos y sus ganchos melódicos. Abigail es el verdadero cartucho para aspirar a las ligas mayores. Con grandes maneras tanto sobre el escenario como en los videoclips, posee una voz entre aniñada y malévola, algo que le sienta como un guante a los mantos musicales de Matt, y cuando la ocasión lo requiere no se le caen los anillos por sacarse algún grito de debajo de la manga.

En general, la obsesión del dúo por apabullar al oyente genera más saturación que emoción, máxime cuando muchas de las piezas siguen patrones similares (de ahí que resalten los temas más modestos y ligeros, como la casi funky ‘Yearning’ o la sentida ‘Eagle’, que sirve de cierre).

Valoración: 5,8

To Top