Publicidad

Peter Matthew Bauer, “Liberation!” (Mexican Summer, 2014)

Autor:  | Google+ | @curtillo

peter-matthew-bauer-liberation

Peter Matthew Bauer ha estado trece años tocando el bajo y viajando por todo el mundo con una banda, The Walkmen, que nunca consiguió, aunque se lo merecían, un éxito rotundo. Ahora ha decidido plasmar en su álbum de debut las experiencias vividas durante los años compartidos con su antiguo grupo. Pero no se queda ahí, porque en “Liberation” también están presentes otras vivencias: su infancia en una comunidad Ashram de Philadelphia y la convivencia constante con la religión. En lo que se refiere al lado puramente musical, no se ha alejado del sonido más crudo de su anterior banda. Para ello ha contado con algunos de sus antiguos compañeros, como Hamilton Leithauser y Matt Barrick, demostrando así que hay muy buen rollo entre ellos. Y es que ya lo dijeron en su día, The Walkmen se separaban porque ya no tenían nada nuevo que decir. Afortunadamente, por separado, sí que tienen mucho que contar.

Bauer nos muestra desde el principio la influencia religiosa hindú que marcó su infancia y adolescencia. El primer corte, titulado ‘I Was Born in An Ashram’, es una preciosa semi-balada que tiene su momento cumbre en un estribillo con unos buenos coros, y que acaba con unos cantos infantiles hindús. Esta no es la línea general del álbum, pero sí recurre a ella de vez en cuando. Está presente cada vez que saca la acústica y nos deja canciones tan bonitas como ‘Shaved Heads & Pony Tails’ – aquí parece que se ha dejado llevar por la influencia de sus vecinos The War On Drugs–, o ‘Scientology Airplanes Conversations’. Pero si hay una canción donde la acústica toma el protagonismo y esplendor, esa es ‘Philadelphia Raga’. Es el mejor corte del disco y tiene un mérito increíble. Y es que es muy complicado conseguir hacer un tema absolutamente brillante, pegadizo y tan bonito, sin recurrir a un estribillo (toda la canción es un puente) y con una intro de minuto y medio. Sin duda, es una de las canciones de 2014.

Cuando se nos pone más áspero y crudo, Peter Matthew también acierta. En el disco encontramos varios cortes con percusiones contundes y guitarras sucias, de esas de las que dieron buena cuenta The Walkmen. Dos buenos ejemplos son ‘Latin American Ficciones’ y ‘Fortune Tellers’, que tienen ese punto perfecto entre contundencia y melodía. Pero la canción que más gustará a los seguidores de su antigua banda es ‘Irish Wake in Varanasi (For Big Pete Devlin)’, que no desentonaría en uno de los primeros discos de The Walkmen.

Para ser justo, también hay que decir que hay canciones en las que no está muy atinado. Cuando se pone más experimental, como en ‘Liberation¡’, la cosa no termina de cuajar (aunque la canción tiene un puto de locura que la hace interesante); y el instrumental ‘Istambul Field Recording’, con sus dos minutos y medio insulsos, rompe el ritmo del álbum. Pero no pasa nada, porque son solo dos fallos entre muchos aciertos. Además, es listo y deja para el final ‘You Are The Chapel’, una maravilla de canción con la épica justa, que te deja con ganas de más.

Con discos como este y como el de Hamilton Leithauser es muy difícil que nos olvidemos de lo buenos que eran (y son) The Walkmen.

To Top