Publicidad

Pauline en la Playa “Física del equipaje” (Siesta 2010)

paulinefisica

Tiempo de cambios para las hermanas Álvarez. Cambio de aires con su vuelta a Gijón tras diez años en Madrid, y con su paso a las filas de Siesta después de haber publicado todos sus trabajos anteriores en Subterfuge.  Pero la esencia de Mar y Alicia sigue ahí, marcando con su santo y seña personal este Física del equipaje. Pauline en la Playa presentan un disco luminoso, divertido, que nos hace sentir en familia, deleitándose con lo cotidiano, con lo casero. Pop luminoso, optimista, alegre, como un rayo de sol tamizado por una bonita y confortable cortina blanca semi-transparente entrando por tu ventana una agradable tarde de verano. Así es su último trabajo. Las asturianas han clavado un álbum lleno de sonidos que vienen a ser los mismos que de costumbre, pero no lo de siempre; no sé si me explico. Lo haré haciendo un repaso por las canciones que contiene este disco:


Hay piezas con instrumentaciones que podrían parecer dramáticas, como El muelle, pero que luego se revelan como himnos de letra inteligentemente absurda mecidos en un colchón de órgano. Preciosismo en Tendencias de sastre; maestría con la guitarra española y despertarnos las ganas de recordar estampas de nuestras propias vidas en Primavera, Verano, Otoño, Invierno. Haciéndonos sentir con Quién lo iba a decir como en todas esas ocasiones en las que hemos vivido esa magnífica sensación que es sorprenderse a uno mismo. Dedicándole una oda al beso en Esos besos: "...son los besos que se agarran como horquillas los que guardo a remojo en la pecera, y los miro y remiro desde fuera", versos suavemente balanceados por sonidos de acordeones y de hasta gaitas asturianas.

Reparto de bienes crece con las escuchas como la hiedra que menciona en su letra; y el traqueteo de La siesta nos incita a una ídem, o por lo menos a tener una sensación tan reconfortante como la que se disfruta al cumplir tan española tradición. Tardes de café y cuentos de la China en Como un ciempiés; sosiego y medio tiempo en En qué cabeza cabe; y violines y trompetas envuelven Un gran pais, que con "vientos del Nordest" aclimatan las típicas reflexiones de una parejita.

Un disco, en conjunto, que deja claro (por si alguien tenía alguna duda) que el pop femenino en español no sólo son chiquillas veinteañeras con guitarras folkies, y que las grandes damas del indie de nuestro país siguen publicando trabajos a reivindicar. Y tanto.

To Top