Publicidad

Pájaro Jack, Vuelve el bien (El Volcán Música / El Ejército Rojo 2015)

Autor: | @sergiomiro

pajaro_jack

Vuelve el bien. Hay que pregonarlo como la gran noticia que es. No sabemos a qué se ha debido, ni por cuánto tiempo disfrutaremos de su presencia, pero el bien ha decidido instalarse entre nosotros. Ese sentimiento de euforia ante la buena nueva estaba entre las intenciones de los granadinos Pájaro Jack cuando decidieron bautizar su segundo trabajo. Nos ayuda a definirlos dentro del contexto popero nacional; ellos no son de los que se cubren de lúgubres mantos musicales para dárselas de vete a saber qué. Más bien al contrario, son creyentes y practicantes de la luminosidad, eso sí, no reñida con la intensidad y con una garra que, en este segundo disco, han aprendido a plasmar más contundentemente en su sonido.

Aplicando esa fórmula, hasta las tragedias son más llevaderas (y en este disco aparecen, desde el lado sentimental, hasta la divertida empatía con el defensa estrella de Brasil que encajó el 1-7 contra Alemania, en la canción que lleva su nombre, David Luiz).

Es una banda exquisita en la que relucen muchas influencias de los clásicos, desde The Byrds, hasta C,S,N&Y, o The Go-Betweens, con esa concepción de la melodía eterna, y con unos arreglos que adornan el armazón acústico con sólidos e imaginativos ritmos y con numerosos colores de teclas y guitarras. En ese aspecto, podríamos darle a Pájaro Jack el cetro que en su día dejaron huérfano The Sunday Drivers, con la salvedad de que la banda que lidera Jaime Beltrán se atreve con el castellano haciendo eso tan difícil que es componer en un idioma diferente al de todas tus principales influencias.

Para los que no vivieron el proceso que dio lugar al presente disco, hay que decir que lo de las “partes I y II” no es caprichoso, sino que responde a que esto originalmente se publicó como dos EPs editados con un año de diferencia. Parece que la banda estaba ansiosa por registrar las nuevas canciones que certificaban el avance y la madurez respecto a su disco de debut, y no quisieron esperar a tener lista la duración que un LP suele requerir. Aunque se puede notar que la segunda parte es ligeramente más ruda y reflexiva, estamos esencialmente ante un trabajo unitario, y es de aplaudir que hayan decidido certificar esa idea mediante la edición conjunta en un mismo CD.

Ahora solo quedará esperar a que el bien regrese. Quizás no se sea anunciado como tal, pero sí nos consta que el bien formará parte de cada nuevo paso de Pájaro Jack.

To Top