Publicidad

The Pains Of Being Pure At Heart, Days Of Abandon (Fierce Panda, 2014)

Autor:  | Google+ | @curtillo

?????

Con su anterior trabajo, The Pains Of Being Pure At Heart se adentraron en el mundo de las grandes producciones (ahí estaban Flood y Alan Moulder), y dejaron atrás el encanto amateur de su álbum de debut. El experimento no les salió mal (“Belong” es un buen disco), pero los Pains han preferido irse hacia otro lado en su nuevo trabajo. “Days Of Abandon” tiene más de segundo disco que de tercero, y encajaría como lógica continuación de su primer LP. De hecho, tiene muchas similitudes con el sencillo ‘Say No To Love’ que sacaron entre “The Pains Of Being Pure At Heart” y “Belong”. En este nuevo álbum sí que encontramos ese amor por Aztec Camera o The Lightning Seeds que siempre menciona Kip Berman –líder absoluto de la banda tras las estampida del resto de los miembros– en las entrevistas. Es un trabajo con un sonido más limpio que el de sus comienzos (apenas hay rastro del pop con aires shoegaze), pero más coherente que el pseudo-grunge de su segundo trabajo.

En “Days Of Abandon”, Kip Berman está tan seguro de sus composiciones que no necesita llenar sus canciones con guitarras distorsionadas; y hace bien, porque le funciona. Desde el principio del disco deja bien claro que algo ha cambiado en los Pains, que este un disco mucho más personal. Esa ‘Art Smock’ que abre el álbum de una forma tan íntima (en la que, por cierto, nombra a Felt:“When I spent the night it just felt wrong, like a Felt song”) es solo el primer aviso.  El disco tiene las letras más sinceras que ha escrito Berman hasta la fecha y su tono tristón invita a pensar que el chico ha pasado por una dura época de cambios. Pero no pasa nada, porque los Pains tristes también son capaces de hacer grandes hits de pop. Ahí están la muy directa ‘Simple And Sure’ que, con su toque juguetón, conquista a la primera; o ‘Eurydice’, la joya de la corona del disco y uno de los mejores temas que hayan compuesto nunca. Berman ha hecho muy bien dando protagonismo a la voz femenina de Jen Goma, y este tema es el mejor ejemplo. Su emocionante estrofa final lleva a la canción hasta muy arriba y la convierte en uno de los temas del año. Pero no es el único corte donde Goma se convierte en protagonista: tanto en la muy pop ‘Kelly’ –casi roza el twee– como en ese corte con letra ambigua llamado ‘Life After Life’, es ella la que lleva la voz cantante (quizá por eso hay gente que comenta que estos no son los Pains de siempre).

Para los que echan de menos los antiguos temas de la banda, también hay unas cuantas dosis, tanto en forma de hit pop (‘Until The Sun Explodes’) como de himno dream-pop. Y es que ‘Beautiful You’ es una preciosidad en la que recupera esas guitarras deudoras de The Field Mice o de los Ride más inocentes. Pero no es la única que toca la fibra, porque ‘The Asp In My Chest’ cierra el disco, como ocurría en sus anteriores trabajos, con una épica contenida. Lo único que cambia es que aquí prefieren las trompetas en lugar de las guitarras. Por lo demás, el tema resulta igual de emocionante que ‘Gentle Songs’ y ‘Strange’.

Es posible que el cambio hacia terrenos más pop descoloque a más de uno, pero la esencia de la banda sigue estando ahí, y los buenos temas también.

To Top