Publicidad

Niño Burbuja, Calpico (Onigiri Music 2013)

Autor: | @talibanmusic_tm

ninoburbujacalpico

Ya aquel delicioso ep, que estos cuatro chicos afincados en Madrid publicaron en 2010, logró llamar la atención de muchos amantes del pop electrónico. El Ataque De Las Mujeres Enmascaradas (Onigiri Music, 2010) abría camino a un excitante proyecto, con el que Niño Burbuja lograron, usando como herramientas, melodías elegantes, bases potentes y sintes, ser finalistas de los Levi´s Unfamous Music Awards, quedar seleccionados en la primera fase del Grupo Revelación Contempopránea 2010, ser grupo de la semana en el Festival Sin Códigos y un largo etcétera de éxitos.

Pero no todo quedó en aquel dulce 2010. En 2012 Niño Burbuja ganaron el Indomesticables Red Bull Tour Bus y en este 2013, han sido seleccionados junto con otras cuatro bandas, como músicos residentes en la Nave de la Musica de Matadero Madrid.

Como veis, una trayectoría claramente ascendente iniciada en 2009 y que solo necesitaba de un gran disco para consolidarse. Conscientes del reto, este cuarteto de soñadores apasionados se dirigieron a Ultramarinos Costa Brava, para grabar con Santi García un debut impresionante: Calpico.

Mucho menos cercano al pop que su anterior ep y más próximo a la pista de baile, Calpico es un disco vibrante, repleto de ensoñación y optimismo. Calpico resume a la perfección las mariposas que sientes en el estómago, la euforia que te invade justo en el momento antes de lanzarte a bailar. Adrenalina que alimenta emociones, fuente de energía de latidos que marcan el compás de noches de insomnio, protagonizadas por el neón, las parpadeantes luces de la pista y el baile desenfrenado.

“Hornsey 4am”, “Fuentes de energía” o “Insomnio”, son algunos de los momentos cumbre de este Calpico, un disco fruto del esfuerzo de un italiano, un gallego, un catalán y un madrileño que han decidido dejarlo todo en pos de la música y regalarnos una parte de ellos mismos en cada uno de los cortes de este debut.

Con un sonido orgánico, dinámico y repleto de matices, Niño Burbuja han logrado con la deliciosa electrónica de Calpico que nos sintamos en el centro de la pista de baile, que el cuerpo se nos vaya cualquier día de la semana como si fuera sábado. Por favor, que nadie desconecte esta puta máquina.

 

To Top