Publicidad

Nick Cave & Warren Ellis, Loin des hommes (Lejos de los hombres) BSO (Goliath 2015)

Autor: | @sergiomiro

far_from_men_bso

Aunque puedan existir nostálgicos de los años en los que Blixa Bargeld o Mick Harvey ocupaban ilustres asientos de copiloto, ya hace tiempo que Warren Ellis se ha ganado el status de colaborador más notorio y productivo a la diestra de Nick Cave. Juntos no solo han llevado a los Bad Seeds hacia una evolución constante, sino que además han dado rienda suelta al lado más atrevido y salvaje con Grinderman, y les ha quedado tiempo para constituirse como sólidos creadores de bandas sonoras.

De hecho, lo que empezó como un paso lógico para poner música a The Proposition (2005), una película con guión del propio Cave, ya se ha convertido en un trabajo paralelo muy habitual, donde Cave y Ellis son requeridos especialmente cuando la película cuenta con ambientes oscuros y/o parajes desérticos que pidan a gritos música o ambientes musicales en consonancia. Ya podría decirse que son una marca, como denota ese “Nick Cave and Warren Ellis present:” que gobierna la portada de esta BSO.

Lejos de los hombres es un filme francés basado en un relato de Mario Camus, en el que no faltan desiertos (los de Argelia, para ser más exactos), ni momentos contemplativos. Nuestra pareja creativa ha respondido hasta las últimas consecuencias, entregando la que bien podría ser la más atmosférica de sus bandas sonoras. El tema de apertura, que toma el título del filme, resulta especialmente novedoso por su uso de voces tribales, pero enseguida nos adentramos en un territorio absolutamente minimalista, de sonidos lánguidos y orquestaciones de paso lento y notas sostenidas. Ni el violín de Ellis ni el piano de Cave, los instrumentos con los que más los identificamos, se dejan escuchar en exceso en esta obra, con la sana excepción de Dust storm, donde sí que se entrevé de una forma un poco más clara algo del lado más calmo de los Bad Seeds.

Puede que esta BSO no tenga mucho sentido apartado de las imágenes del filme, pero la personalidad de sus creadores está lo suficientemente marcada como para satisfacer a completistas, y si alguna vez te has planteado tener algún disco de sonidos tibetanos o de música ambiental de riachuelos para tus momentos más zen, esto puede ser una solución mucho más digna y melómana.

To Top