Publicidad

Neneh Cherry, “Blank Project” (Smalltown Supersound, 2014)

Autor:  | Google+ | @curtillo

NenehCherry_BlankProject_cover

18 años son muchos, y más para una artista como Neneh Cherry, acostumbrada a involucrarse en mil proyectos diferentes. En estas últimas dos décadas, la cantante sueca ha centrado su carrera en las colaboraciones con otros artistas, dejando de lado su trayectoria como solista –quizá hayan tenido que ver las malas críticas que recibió su anterior trabajo,“Man”–. Ahora retoma su trabajo personal de la mejor forma posible; con un álbum intenso e innovador que la devuelve al sitio al que pertenece, el de las grandes artistas.

Blank Project” se grabó en cinco días,  e incluso despacharon algún corte en una sola toma. Cherry sabía muy bien lo que hacía confiando la producción del álbum a Four Tet. El genio de los beats le ha dado el punto adecuado a las canciones. Curiosamente, ha metido unas cuantas baterías reales que, combinadas con elementos puramente electrónicos, consiguen formar una sección rítmica apabullante. Aquí hay muy pocas concesiones a la parte más comercial de su carrera, pero eso no significa que estemos ante un disco extraño y experimental. Todo lo contrario, Cherry juega muy bien sus cartas y consigue que un álbum tan poco convencional como este resulte la mar de atractivo a las primeras de cambio.

El disco se abre con ‘Across The Water’, un tema en el que Cherry le da todo el protagonismo a su voz, y que funciona muy bien como introducción –a continuación viene el primero de los platos fuertes–. El tema que da título al álbum es toda una bofetada a los que ya la daban por muerta. Su base rítmica, tan potente y tan tribal, resulta impactante. Además, es una canción en la que refleja lo bipolares que pueden llegar a ser las relaciones amorosas (“Leave me alone, but don’t leave me lonely”). Tras ella, nos encontramos con la Neneh Cherry que más se asemeja a los tiempos pasados. ‘Naked’ tiene un aire de hip-hop de la vieja escuela (cencerros incluidos) y, aunque es mucho más oscura que sus viejos hits de los ochenta, encontramos esos aires misteriosos que ya asomaban en su versión del ‘I’ve Got You Under My Skin’, o en las colaboraciones con Massive Attack que vendrían justo después. Paso lo mismo con ‘Spit Three Times’, el delicado tema que viene a continuación. Y es que se podría decir que hay una fuerte influencia de los primeros noventa y el trip-hop, del que ella llegó a formar parte. Ahí están ‘Weightless’ y ‘Dossier’, que son los dos cañonazos del disco y que tienen mucho de aquellos años. Eso sí, todo está pasado por el filtro de esta época (no se ha limitado a copiar lo que se hacía entonces).

Pero la Neneh Cherry de 2014 no solo vive de percusiones locas y contundentes: saca a relucir su parte más tierna en la preciosa ‘422’; deja el protagonismo a un simple ritmo de batería en ‘Out of the Black’, su dúo con Robyn (¿la mejor canción del disco; y se vuelve loca en ‘Everything’, el tema que cierra el disco entre gritos desgarrados y aullidos de la propia Cherry. Desde luego, casi no se le pueden poner pegas a este regreso, en el que solo falla ‘Cynical’, que resulta demasiado sosa. Ojalá todos volvieran así de bien.

To Top