Publicidad

Nando Caballero i L´Orquestra Del Llanero Solitari, Plantes D´interior (La Produktiva Records 2013)

Autor: | @talibanmusic_tm

nandocaballeroplantes

Para quien no lo conozca, hace más de diez años que Nando Caballero convierte sus emociones en canciones. Pero hace muchos más años que el artista de Sabadell, siente en su alma la ponzoña de la música. Ex bajista de El Sobrino De El Diablo, director y presentador de “La otra cara de la Luna” en La Xarxa y fundador del sello La Produktiva Records, tras dos discos como Nando Caballero con excelente acogida de crítica, ahora nos presenta su disco más maduro y elaborado. Plantes D´interior (La Produktiva Records 2013) es un disco desgarrado, rockero y más emocional que nunca. Robusto, minimalista y descarnado, pero también delicado y extravagante, no en vano Nando Caballero es un artista muy especial, que en ocasiones tiene algo de marciano.

Si en “L´Artista que no tenia art”, “Personatges”, “Tinc una Revetlla dins meu” o “Carmanyola” nos encontramos ante canciones pop de una delicada belleza, que podríamos incluir en la línea del nuevo pop en catalán (Mishima, Manel,…), en “Mongetes del Ganxet” Nando se nos pone rockero y arrogante, para rozar el rock fronterizo y polvoriento con “Marramau” y lucir retales de psicodelia y de pop vanguardista en “Pedres blaves”. En “Blanc nevera” vuelve con la oscuridad y a las guitarras ácidas. El culmen de este tercer disco de Nando Caballero reside en “Els spotters del Prat”, una maravillosa canción al alcance de muy pocos.

Con letras surrealistas e irónicas, textos introspectivos de gran ternura, que a veces describen situaciones absurdas que siempre hacen pensar, el músico catalán se mantiene a la altura de las expectativas creadas con sus dos discos anteriores. No exento de cierta experimentación sonora, Plantes D´interior equidista de la vanguardia y el pop clásico, del rock más robusto y de la canción tierna, manteniendo la tensión en el oyente durante sus 35 minutos de duración. Desde luego que Nando Caballero tiene aún mucho que contar.

To Top