Publicidad

Nada Surf ” The Stars Are Indifferent To Astronomy (Ernie Records 2012)

Autor:  | Google+ | @curtillo

nada surf cover

Cuando a mediados de los noventa aparecieron Nada Surf, nadie podía imaginar que casi dos décadas después seguirían en el candelero, llenando salas de medio mundo y sacando discos más que interesantes. Los neoyorquinos eran un grupo más de aquella oleada de bandas de indie-rock y power-pop que salieron en esos años en los que los grandes sellos fichaban todo lo que llevara la coletilla de “alternativo”. Tuvieron su hit –Popular fue todo un éxito en el verano de 1996–, sus pullas con la discográfica –el sello americano guardó en el cajón su segundo álbum durante más de dos años por diferencias con el primer single–, y un periodo de relax en el que cada uno trabajó en diferentes historias. Con todo eso, aquí siguen más vivos que nunca, gracias a su sexto trabajo (séptimo, si contamos el de versiones).


Como comentaba hace poco Matthew Caws, uno de los grandes problemas de su banda era que no lograban transmitir la energía de sus directos a sus discos, en los que pecaban de blandos. Y lo han tratado de evitar en este nuevo trabajo, pero ¿lo han conseguido? Pues parece ser que sí: The Stars Are Indifferent To Astronomy (Ernie Records) es, sin duda alguna, el trabajo más power-pop de la banda neoyorquina, e incluso el más fresco desde aquel Let Go de 2002. Las guitarras suenan furiosas y aceleradas, y se compaginan de maravilla con las típicas y contagiosas melodías a las que nos tienen acostumbrados. Supongo que parte de culpa la tienen Doug Gillard (ex–Guided By Voices que, al igual que en If I Had A Hi-Fi –ese disco de versiones que comentaba antes– , se ha convertido en el cuarto miembro de la banda) y el productor Chris Shaw. Además, lo han grabado en su propio local de ensayo, algo que les ha quitado la preocupación de estar pagando un estudio por horas y, con ello, el hacer las cosas rápido y mal.

El power-pop guitarrero es lo primordial en este trabajo, y a las primeras de cambio ya sueltan dos píldoras de órdago: Clear Eye Clouded Mind y Waiting For Something son el dúo perfecto para empezar un disco de estas características, y son el puente ideal para When I Was Young, el denso tema que eligieron como primer single, que para nada representa lo que nos encontramos en el resto del álbum. Y es que Matthew Caws, Ira Elliot y Daniel Lorca nos han dejado un disco lleno de hits pegadizos, ideales para corear. Una buena prueba de ello son temas como Jules And Jim, Teenage Dreams o las maravillosas Looking Through y No Snow On The Mountains, que son de lo mejor de toda su carrera, y representan a la perfección la línea que han querido seguir en este álbum. Ya me estoy imaginando la intensidad que van a ganar sus directos con estas canciones.

Desde luego, y volviendo al principio, yo tampoco hubiese pronosticado esta maravilla de trabajo hace quince años. Y lo dice un fan acerrimo de la banda desde sus comienzos. 

 

 


To Top