Publicidad

Mount Kimbie, “Love What Survives” (Warp, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Resulta curioso, pero ahora que el dubstep está más de moda que nunca, Mount Kimbie, que fueron uno de sus precursores, huyen de él. El dúo británico ha vuelto tras cuatro años de silencio, y lo ha hecho con un cambio importante de sonido. Su tercer álbum no atiende a una sola etiqueta, y en él encontramos rock, electrónica bailable, cortes más minimalistas, y bastante oscuridad. Lo bueno es que, este popurrí, está muy bien hecho, y en ningún momento desentona tanta variedad.

Parte de “Love What Survives” recuerda bastante a la faceta más rock de Death in Vegas, de los cuales nos acordamos nada más empezar. ‘Four Years and One Day’ es uno de esos cortes oscuros en los que la electrónica y el krautrock se dan la mano, y logran una fusión de lo más interesante. Pero mejor es todavía ‘Blue Train Lines’, donde King Krule vuelve a poner la voz a un tema suyo. Aquí se aceleran un poco más, pero no pierden de vista el toque más rock. En parte, porque la forma de cantar de Krule, es de lo más rockera. Esta pasión por el krautrock también se ve reflejada en otros cortes del disco. Es el caso de la parte final de ‘SP12 Beat’, que se va acelerando hasta convertirse en algo así como una canción futurista de Can. Y si ya nos vamos a ‘You Look Certain (I’m Not So Sure)’, nos encontramos con que también son unos alumnos aventajados de Stereolab.

La faceta más dance del disco también tiene momentos estelares. Es el caso de ‘Audition’ y ‘Delta’, en las que juegan con unos beats secos que te hipnotizan y te llevan de cabeza a la pista de baile. Pero el dúo de Londres no solo disfruta creando canciones para que bailemos, también saben disfrutar de la calma y la tranquilidad. Además, lo hacen con la ayuda de su amigo James Blake, que vuelve a colaborar con ellos en dos temas del disco. El de Londres pone su sello a ‘We Go Home Together’ y ‘How We Got By’, en las que deja constancia de que, los tres juntos, forman un equipo infalible. Pero, curiosamente, de esta faceta más reposada, la canción que se lleva la palma es ‘T.A.M.E.D.’, donde se acercan al dream-pop, y les sale la jugada redonda. Aunque para redonda, su colaboración con Micachu en esa fantástica y extraña canción llamada ‘Marilyn’.

Con “Love What Survives”, Mount Kimbie no solo se superan a sí mismos, también nos demuestran que son una banda capaz de llevar a buen puerto un buen montón de estilos diferentes.

Valoración: 8

To Top