Publicidad

Minor Victories, “Minor Victories” (Play It Again Sam 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Minor Victories - Hi Res Cover

Rachel Goswell (Slowdive), Stuart Braithwaite (Mogwai), Justin Lockey (Editors) y James Lockey (Hand Held Cine Club) son razones suficientes para darle una escucha al debut de Minor Victories. A partir de ahí encontraréis muchas más. Y es que, esta vez, la maldición del súper grupo no se cumple. El primer álbum del combo británico cumple de sobra con todas las expectativas creadas (los adelantos nos pusieron los dientes bien largos), y cada miembro de la banda se adapta perfectamente al sonido de sus compañeros. Esto no quiere decir que haya unos momentos más Mogwai, o unos momentos más Editors, pero, en muchos casos, tienen el factor común de la voz de Goswell, que le da identidad a estas canciones.

Está claro que, estando quien está metido por aquí, el shoegaze y las guitarras potentes son los grandes protagonistas. Además de esos paisajes ensoñadores que comparten Slowdive y Mogwai. Esto, unido al toque más épico y comercial (en el buen sentido) que aporta el miembro de Editors, hace que nos encontremos con unos temas densos y contundentes, pero que entran a las primeras de cambio. Dando muy buenas muestras de que lo simple también puede ser muy atractivo.

Con ‘Give up the Ghost’, el tema que abre el disco, dejan las cosas claras desde el principio. La estructura de esta canción, que, como os podéis imaginar, se basa en un comienzo relajado que va subiendo de intensidad y acaba en un mar de guitarras, es la que más se deja ver por este álbum. Ahí están canciones tan enormes como ‘Breaking My Light’, que es puro Slowdive, la ensoñadora ‘Folk Arp’, o las inmensas ‘The Thief’ y ‘Higher Hopes’, con las que cierran el álbum. Pero no se quedan ahí, y también saben lo que es hacer auténticos temas de rock, de esos en los que los muros de distorsión no dan tregua. Aunque, eso sí, siempre hay un fuerte punto melódico presente. Es el caso de ‘Scattered Ashes (Song For Richard)’, donde se dejan ayudar por James Graham, el cantante de The Twilight Sad, y de ‘Congs’, que es un torbellino de guitarras suavizado por la dulce voz de Goswell. Incluso podríamos meter en este carro ‘A Hundred Ropes’, la que fue su carta de presentación hace unos meses, y que sigue funcionando igual de bien que el primer día.

La gran sorpresa del álbum es ‘For You Always’, en la que cuentan con la colaboración de Mark Kozelek. El norteamericano y Rachel Goswell se montan un precioso duelo vocal en el que, esta vez, las protagonistas no son las guitarras, sino un xilófono. Es uno de los momentos más memorables del disco, y un descanso entre tanta guitarra distorsionada, que, de vez en cuando, tampoco viene mal.

Los miembros de Minor Victories pueden estar orgullosos de su primer retoño, porque apenas fallan una vez en todo el álbum (‘Out to Sea’ les ha quedado muy sosa), y gran parte de él es sobresaliente.

Valoración: 8,5

To Top