Publicidad

Megafaun “Megafaun” (Crammed Discs 2011)

Autor: | @indienauta

megafauncover
Megafaun, para los que no lo sepan ya, es una banda formada por ex compañeros de Justin Vernon (Bon Iver). Y Megafaun también es el cuarto disco de esta banda de Wisconsin. El éxito de Bon Iver estos últimos años puede eclipsar el trabajo de Megafaun, y parece que se hable más por ser el pasado de Vernon que no por el contenido del disco. Este hecho no es de extrañar, porque uno espera encontrar algo parecido, y esa esperanza está muy lejos de la realidad, es decir, que a pesar de ciertas coincidencias sonoras, el concepto de una banda y de la otra no tienen nada que ver.

A primera vista, Megafaun se trata de un disco raro. En ciertos momentos las canciones reflejan escenarios vocales bonitos pero que suelen ser interrumpidos por (excesivos) experimentos descontrolados que no añaden ninguna emoción a los temas, sino más bien se los cargan y estresan al oyente. Un ejemplo claro de ello es "These words", que podría parecer psicodélica, pero que más bien es una canción molesta. Luego siguen con 8:33 minutos de canción en "Get Right", y para llegar a nada en especial. Simplemente dar la vara con ruiditos aburridos sobre 3 acordes típicos que se repiten en bucle que acaban convirtiéndose en texturas sonoras de laboratorio. No tiene ningún sentido, y es un sinsentido sin gracia. Para que nos entendamos, Pink Floyd o Sigur Ros lo hacen con una emoción y perfección que Megafaun no logra ni por asomo. Por suerte, la cuarta canción "Hope you know" regala un poco de coherencia y belleza. Pero el resto del disco sigue dando vueltas por lugares poco definidos y que en ningún momento llaman la atención. Se pueden destacar temas como "Resurrection", "Kill the horns y "State / Meant". Pero quizás son destacables porque les rodean temas absurdos y faltos de chicha: ni como temas lentos son conmovedores, ni como temas ruidosos son emocionantes.
  El disco incluye 14 canciones, una cifra excesiva hoy día, a no ser que se trate de un recopilatorio o de una auténtica obra maestra. Un disco en poco debe exceder de los 10 temas. Si no, corre el riesgo de aburrir o de estresar de primeras. Además, 3 o 4 de esas 14 piezas son temas instrumentales (porque no hay melodía vocal) recargados de ruidos de estudio poco gratificantes. No os confundáis, no se trata de "noise" si no de absurdez. Descartando estas tonterías, el resto de las canciones no son nada del otro mundo, ni a nivel de composición ni a nivel de interpretación. ¿Están bien cantadas y tocadas? Sí, de eso no hay duda. Pero les falta un ingrediente indispensable para convencer que sí posee Bon Iver y del que Megafaun carece: alma.
  He escuchado el disco detenidamente 5 veces. Suficientes para que mi opinión no cambie al respecto. Es un disco que puede gustar a algunos, pero quedará pronto en el olvido, y estoy convencido de que sin Vernon en el pasado de la banda, Megafaun no habría generado ninguna expectación. Sólo se puede decir a favor es que el folk de sus canciones lo llevan en la sangre al ser americanos, algo que los europeos por norma general no saben transmitir con el mismo resultado. Pero poco más.


 

To Top