Publicidad

Matrimonio, Matrimonio LP (Snap Clap 2014)

Autor: | @sergiomiro

MatrimonioLP

Actividad múltiple en las filas creativas de Juan Carlos Fernández (ex Penélope Trip): pocos meses después de que aprendiéramos a verle como Baladista en solitario, retoma su “Matrimonio” particular con Gloria Vilches para ofrecernos otra ración de sus inconfundibles canciones de formato modesto y alcance eterno.

Las fronteras entre los proyectos de Juan Carlos cada vez son más difusas. Seguro que él podría ilustrarnos con algún detalle sobre los condicionantes que hacen que una canción tenga como destino a Baladista o a Matrimonio, pero en líneas generales el único elemento diferenciador parece ser el protagonismo compartido con Gloria en las voces de Matrimonio (y hay que recordar que ella se dejaba caer por algunos cortes de Baladista, así que ni eso).

En lugar de perder el tiempo en establecer fronteras, lo mejor es disfrutar de la peculiar visión del mundo que nos ofrece Juan Carlos, y de lo bien que casa su voz con la de Gloria. Ninguno de los dos se muestra particularmente apasionado en sus interpretaciones vocales, pero es justamente ese tono el que parecen pedir sus composiciones íntimas de formato acústico en las que apenas caben las instrumentaciones que puedan tocar los dos sobre la marcha (a la guitarra de él se le unen percusiones menores y algún soplido de melódica de ella).

Tan solo la afilada sierra musical de Marc Ribera (Doble Pletina) aparece como un añadido ajeno en La travesía, una canción maravillosamente “tomwaitsiana” que podría servir tanto de cántico pirata como de oda a la necesidad de luchar para conseguir lo que uno quiere (“Si hay que llegar, hay que remar hasta la extenuación”).

Ese doble sentido es también característica importante en estas canciones de letras siempre abiertas a una interpretación que depende de los deseos y de la imaginación del oyente.

Pese a lo uniforme de su sonido y de sus arreglos, el disco se hace muy llevadero por la personalidad de los integrantes del proyecto. Tal es así, que en Delante de ti, al cierre del disco, son hasta capaces de hacer que no nos chirríe una ¿voluntaria? apropiación del estribillo de La puerta de Alcalá; ya saben, aquella canción que popularizó aquel otro matrimonio.

 

To Top