Publicidad

Él Mató a un Policía Motorizado, “La Síntesis O’konor” (Limbo Starr, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Una sola escucha a “La Síntesis O’konor” basta para comprobar que algo ha cambiado en el mundo de Él Mató a un Policía Motorizado. La banda argentina, tan aficionada en el pasado a las guitarras ruidosas, ha rebajado su nivel de distorsión al minino y, a pesar de que al principio choca un poco, les funciona bastante bien.

Desde los primeros compases de ‘El Tesoro’ ya nos damos cuenta de ese cambio, de esos nuevos ingredientes, y esas nuevas influencias. Estamos ante un tema bonito tema, limpio, lleno de guitarras cristalinas, algún teclado y con un cierto aire retro. Una pequeña joya con la que los argentinos abren el disco de la mejor forma posible. Y es que, nos encontramos ante el trabajo más reposado de la banda de La Plata. A lo largo de sus 38 minutos, aparecen canciones como ‘La Noche Eterna’ o ‘El Mundo Extraño’, en las que la aceleración habitual brilla por su ausencia. Pero no pasa nada, la suplen con unas composiciones absolutamente pop, que funcionan a la perfección (no hay quién se resista al estribillo de la segunda). Incluso en las baladas, tan difíciles para un grupo acostumbrado a los sonidos más potentes, tienen su punto. Ahí está la delicada ‘Alguien Que Lo Merece’ para demostrarlo.

No han dejado del todo su lado más guitarrero, y para esos que prefieren sus himnos puramente noise, tienen un par de temas. El primero es ‘Ahora Imagino Cosas’, que es un tema directo, en el que van al grano desde el principio. Lo que se viene llamando un hit en toda regla. Sin embargo, en ‘Las Luces’, se ponen un poco más contundentes, y nos dejan un potente tema con una sección rítmica imponente. Pero lo mejor del álbum no está en este tipo de cortes, curiosamente, lo encontramos dentro de su nuevo sonido. Y es que, el tema instrumental que da título al álbum, en el que fusionan el krautrock, con unos teclados y unas guitarras de lo más ochenteras, es maravilloso. Y lo bueno, es que, inmediatamente después, nos dejan ‘Destrucción’, una pequeña maravilla pop, donde las cajas de ritmos juegan un papel importante.

La Síntesis O’konor” es el mejor ejemplo de como un grupo puede cambiar su sonido sin perder un ápice de su personalidad.

Valoración: 8

To Top