Publicidad

Mass Gothic, “Mass Gothic” (Sub Pop, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

massgothic-massgothic-900px

Con su single de debut, el pegadizo ‘Every Night You’ve Got To Save Me’, Noel Heroux, líder y alma de Mass Gothic nos ha engañado bien. En este tema, el norteamericano, se acerca una barbaridad a The New Pornographers, pero esta es solo una de las múltiples influencias que encontramos en su primer trabajo. Rock, electrónica, pop…nada se le escapa a este ecléctico neoyorquino, que hasta hace unos años militaba en los escurridizos Hooray for Earth. Este tipo de discos, en los que hay una gran variedad de estilos, suelen hacer aguas, pero Heroux ha conseguido que, por lo menos, el paso del pop al rock distorsionado, y de ahí a la electrónica, no sea muy chirriante. Eso sí, hay facetas en las que se le ve más cómodo.

No nos vamos a engañar, ‘Every Night You’ve Got To Save Me’ es la cumbre del disco. En el resto del álbum juega un poco más con la intensidad y no está tan juguetón como estos cuatro minutos y pico de puro pop. No pasa nada, también sabe lo que se hace algunos temas de la primera parte del disco (en la segunda está un poco más irregular).

Si tienes una canción como ‘Mind Is Probably’, es mejor que empieces tu disco con ella. Es uno de esos cortes que empieza con calma, pero, poco a poco, va subiendo de intensidad para terminar en un contundente muro de guitarras (bastante sucias, por cierto). Sin duda, es lo mejor para meterse de lleno en el álbum. Lo malo es que no aprovecha su tirón, e inmediatamente nos deja ‘Ow The Road’, un tema cortito que más bien sirve de puente con ‘Want to, Bad’, lo que podríamos llamar el corte dance del disco. No se le da nada mal eso de tirar de las cajas de ritmos, aunque sí es cierto que al final no puede evitar hacer el punteo sucio de turno. Digamos que es una pequeña locura que se contrarresta perfectamente con ‘Pier Pressure’, el tema que viene a continuación, donde prefiere dejar el protagonismo a una línea de teclado épica y melancólica. Es una de las mejores canciones del álbum, y quizá tendría que haber tirado más por este camino más relajado. De hecho, casi al final, en la minimalista ‘Territory’, recupera este sonido, y vuelve a acertar.

Es en los cortes más escurridizos donde no consigue enganchar del todo. Tanto ‘Nice Night’, con esas guitarras rotas y crujientes, como en la extraña y saturada ‘Soul’, termina aburriendo un poco. Afortunadamente, entre medias de las dos, nos encontramos con ‘Money Counter’, en la que se relaja y le da un merecido descanso a la distorsión dejando que un cierto regustillo soul se apodere de la canción.

No es un disco perfecto, pero sí tiene media docena de temas notables. Además, nos presenta a un músico que puede dar mucho que hablar en los próximos años.

Streaming

Valoración: 7,5

To Top