Publicidad

Marie Modiano, Espérance mathématique (Nest & Sound 2014)

Autor: | @sergiomiro

MarieModiano_cover

Justo mientras andaba en la tarea de sumergirme en este disco de Marie Modiano, y preparando en mi mente el obligatorio párrafo que esta reseña tendría que incluir sobre su padre Patrick, va éste y termina de convertirse en fenómeno literario mundial al ganar el Nobel (por muy conocido que fuera en muchos círculos, el premio de marras eleva a quien lo gana a otras alturas).

Vamos, que si el apellido Modiano podía pesarle a Marie, ahora va a tener que soportar un tonelaje extra de la noche a la mañana. No debería de afectarle, porque Marie ya lleva un buen tiempo ganándose su propio prestigio en el mundo francófono con sus discos, obras de pop delicado que llegaron a valerle comparaciones con gente como Beth Gibbons, Feist o con otra hijísima como Charlotte Gainsbourg.

Esos discos estaban compuestos y cantados en inglés, cosa curiosa si tenemos en cuenta que también ella mantenía el don familiar para manejar la palabra en su idioma natal, tal y como atestiguaron su novela Upsilon Scorpii y su colección de poemas Espérance mathémathique, ambas publicadas por la prestigiosa editorial francesa Gallimard.

Ahora nos llega la versión spoken-word de aquel poemario, donde encontramos a la Marie Modiano más bohemia y sugerente, capaz de hacer justicia a sus melancólicos e hirientes versos a través de recitados perfectamente integrados en una música de acompañamiento elaborada para la ocasión por ese geniecillo llamado Peter Von Poehl (cuyo último trabajo reseñamos recientemente, y que ya había ejercido de escudero musical de Marie en sus dos anteriores discos de canciones).

Los acompañamientos musicales van desde casi-canciones poperas con banda, a pequeñas piezas con aire casi clásico, pasando por algún guitarreo de aire oriental que nos puede remitir a algún que otro háppening setentero repleto de beatniks ansiosos por “viajar” mientras escuchaban poesía.

Los que se manejen bien con el idioma, disfrutaran tremendamente descubriendo el poderío de lo que nos cuentan estos textos: conocerán personajes como la mujer acuchillada (La fille á la balafre), que vaga por las calles mientras “Todo el mundo ignora que una rueda gira sin cesar en su mente / Una rueda parecida a aquella en la que se colgaba / bajo la carpa de un circo de butacas desfondadas / en un número con aquel chico al que amaba”; o conocerán paisajes urbanos como como La Place du Châtelet, esa plaza “que no es alegre aunque a veces vayamos allí a mendigar una última cita cuando sufrimos un amor infeliz…”; o se unirán a los recuerdos de una Marie de cinco años que se dedica a perseguir por el parque Monceau a un señor alto y elegante llamado Graham Greene.

No obstante, entre lo impecable de las instrumentaciones -como siempre cabe esperar de Von Poehl– y el inexplicable atractivo que siempre ha tenido el escuchar alguna voz sensual recitando cualquier cosa en francés, podríamos atrevernos a recomendar este trabajo incluso a quienes corran el riesgo de no entender nada de lo que en él se recita.

 

To Top