Publicidad

Mañana “Se acabó la rabia” (Sello Salvaje 2012)

Autor: | @talibanmusic_tm

Maana Se-Acab-La-Rabia   Dos años después de su disco de debut y una vez superado el factor sorpresa, los sevillanos Mañana vuelven a reivindicarse con Se Acabó La Rabia (Sello salvaje, 2012), un disco más pop que su predecesor, aunque mantiene el esqueleto folk en los nueve temas que lo componen. Mañana repiten con Raúl Pérez a los mandos de los Estudios La Mina de Sevilla, logrando una producción más noventera y un sonido más chispeante y sintético que en A Ver Quién Llega Antes Al Fin (Sello Salvaje, 2010), con un resultado final más luminoso. Pero gran parte de la responsabilidad del nuevo sonido de Mañana recae sobre los teclados de Fran Rosado, quien ya lograra darle un toque más setentero a las canciones del primer disco de los sevillanos y que en éste toca sintetizadores y mellotrón, además de piano, hammond y arpegiador.
  Compuesto en su totalidad por Cristóbal Colom y cubierto con una pátina de tristeza, Se Acabó La Rabia es un canto al desengaño de las nuevas generaciones, aquellas sobre las que sobrevuela el fantasma del fracaso. Repleto de hits, en este segundo disco percibimos más espíritu de banda que en el anterior y es que Mañana han logrado una gran madurez con tan solo cinco años de vida.   Después del vals inicial de "Vals de la autoayuda" que nos retrotrae a The Last Walz de Scorsese (no en vano The Band son una de la principales referencias para Cristóbal Colom, además de Bob Dylan o más actuales, Wilco), estalla "Desiste", primer single de Se Acabó La Rabia y que nos recuerda poderosamente a las primeras grabaciones de La Habitación Roja. Repitiendo ese toque costumbrista, si en A Ver Quién Llega Antes Al Fin había menciones al Guadalquivir o al barrio de Santa Cruz, en este segundo disco Cristóbal menciona La Giralda en "Se acabó la rabia", melancólico ejercicio de confesión de sueños frustrados. Mucho más luminosa, "La pena máxima" resplandece entre repicar de campanas y coros californianos. Pero es en el sonido charlestón y en la psicodelia del intermedio de "Cataratas" y en la dulce melodía de "El vendaval", donde se hace patente la genialidad compositiva de los sevillanos.   Con Se Acabó La Rabia, Mañana superan con nota el difícil trance del segundo disco después de un más que prometedor debut. Sería injusto no nombrar el delicioso diseño de la carpeta y el libreto interior del disco, realizado por Alejandro Masferrer. Por muchos años que pasen, que nunca se acabe la rabia.    

 

To Top