Publicidad

Malihini, “Hopefully, Again” (Memphis Industries, 2019)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Para ser sinceros, la escena independiente italiana no nos ha dado muchas cosas destacables. O por lo menos aquí no han llegado. Así que resulta un tanto curioso encontrarse con el debut de Malihini, un dúo romano que no puede sonar más Europa del Norte. Giampaolo Speziale y Federica Caiozzo son de la ciudad del Coliseo, pero su música parece salida de cualquier país de Escandinavia. Su pop, cálido y ensoñador, resulta de lo más agradable, y en él, se puede ver una clara intención de querer exportarlo fuera. No obstante, es la discográfica inglesa Memphis Industries la que edita su música.

Speziale y Caiozzo son pareja, y lo que nos proponen en “Hopefully, Again”, es una especie de repaso a sus cuatro años de relación. Más que nada porque se basa un viaje por algunos países de Europa que hicieron nada más conocerse. La gran mayoría de canciones de este trabajo, son paisajes sonoros reposados y sedosos, pero en algún momento se salen de tangente. Es el caso de ‘A House On a Boat’, la extraña, pero muy seductora, canción que abre el álbum. Estamos ante un corte algo paranoico, en el que un repetitivo ritmo que asoma durante toda la canción, te termina atrapando. Además, consiguen que la canción vaya subiendo poco a poco de intensidad, y creando una atmosfera con la que dejarte llevar. El otro corte que se sale de la norma es ‘Delusional Boy’, todo un hit pop de guitarras funk, que se corona con un estribillo redondo y un ritmo bailable.

Uno de los puntos fuertes de Malihini es el juego de voces chico-chica que hacen. Su forma de cantar, reposada y casi susurrante, se alía de maravilla con la calidez que desprenden sus composiciones. De hecho, esa portada tan veraniega, no tiene pinta de ser casual. Temas como el que da título álbum, o ‘Nefertiti’, se mueven en ese pop elegante que coquetea con la electrónica, y que te transporta a la puesta de sol más cercana. Unos ingredientes que funcionan a la perfección en ‘I U Call’, en la que además se sacan de la manga una trompeta sintetizada que es una delicia. Al igual que ‘Song #1’, el cálido instrumental con el que cierran el álbum.

Quizá les falta un puntito de originalidad, pero no deja de ser un álbum de lo más disfrutable. Además, nos sirve para adentrarnos en la escena independiente italiana, la cual tiene pinta de que nos va a traer unas cuantas alegrías.

Valoración: 7,3

To Top