Publicidad

Lykke Li “Wounded Rhymes” (Warner 2011)

LykkeLiWoundedRhymescover

El impacto que supuso la figura de Björk en la música electrónica dejó el terreno perfectamente abonado para que otra serie de féminas fueran poco a poco mostrando sus diferentes propuestas: Roisin Murphy, Jenny Wilson, Bat For Lashes, El Perro del Mar, Robyn o una de nuestras favoritas, Fever Ray. Precisamente a esta última es donde se aproxima musicalmente y geográficamente la sueca Lykke Li.


Su debut, "Youth Novels", contenía temas como "Dance dance dance", "I'm good, I'm gone", "Complaint Department" o "Breaking it up" que nos dejaron noqueados e hicieron que gran parte de la crítica especializada quedará atrapada por su pop de tintes electrónicos y con un cierto tono gélido (es lo que tiene vivir en esos lares). La expectación estaba ganada y todos hemos recibido su vuelta a la actualidad musical con "Wounded Rhymes" con efervescente alegría. Arropada una vez más en la producción por Bjorn Yttling (Peter, Bjorn & John), Lykke Li ha superado con buen paso el segundo disco en la carrera de un músico. Un trabajo menos inocente en el que deja entrever que los sentimientos del desamor curten a las personas y especialmente sus canciones, que llegan cargadas de aíres más tribales y oscuros que la unen estilísticamente más aún si cabe a su compatriota Karin Dreijer Andersson. La cosa arranca muy pontente con "Youth Knows No Pain", "Get Some" o el primer single "I Follow Rivers". Escalofriantes momentos del mejor pop herido en temas como "Love out of lust"o "Unrequited love". Arriesga y alza su voz con mucha más fuerza "Sadness is a blessing" (para ahondar en la tristeza) o "Silent my song". E incluso se desnuda de esos arreglos electrónicos casi al completo en "I know places" o "Jerome". Si ya teníamos ganas de verla en directo, con estas nuevas canciones aumenta las expectativas.

 
To Top