Publicidad

Luis Brea “Hipotenusa” (Marxophone, 2012)

Autor: | @talibanmusic_tm

luisbreahipotenusa

Luis Brea es un tipo extraño, un animal de bar. Uno de esos artistas inclasificables que nos vuelven locos a los críticos. En los noventa Loquillo cantaba aquello de “Apoyados en la barra de un bar, bebiendo para olvidar, sin cesar de hablar de las mujeres que dejamos de amar”. Luis veinte años más tarde en el mismo bar imaginario, con la misma pose chulesca pero con mucho menos dramatismo, con una copa en la mano y mirada canalla, entona desde el escenario eso de “La morena del fondo va de puta madre”. Y es que Luis es un mesías de barra, el alumno aventajado de Aute. Cantautor castizo de las esencias nocturnas de pub, Luis Brea es el auténtico crooner del Fotomatón.


Y no creáis que rememorar a Loquillo ha sido casual, ya que el discurso de Luis Brea se nutre de la movida de los ochenta. Sus canciones nos recuerdan a Nacha Pop o a Radio Futura, aunque a veces resuenen ecos imposibles de Robe Hiniesta, Albert Pla o María Jiménez, confiriéndoles un aire genial. Dicho de otra manera, Hipotenusa es pop visceral, nocturno y con cierto aire crápula.

Altamente recomendable, Hipotenusa posee canciones que enganchan desde la primera escucha. Canciones como “Automáticamente”, “Dos Rombos” o “Imágenes” son difíciles de etiquetar y relatan como la perdición y el desfase se apoderan de la noche, en historias oscuramente hipnóticas. Hipotenusa es Malasaña en estado puro.

Grabado en La Habitación del Pánico, mezclado en Estudios Reno y masterizado en Kadifornia, Hipotenusa es un trabajo sorprendente que equilibra sabiamente el caos que se intuye en su interior. Señoras y señores, ha nacido una estrella.

 

 

 

To Top