Publicidad

Lost Tapes, “Let’s Get Lost” (Mushroom Pillow, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

lost_tapes_lets_get_lost-portada

Viniendo de dos grupos con bastante caché en la independencia española como lo son La Habitación Roja y Tokyo Sex Destruction, uno puede pensar que Pau Roca y RJ Sinclair lo han tenido fácil para dar vida a Lost Tapes,  su proyecto conjunto. Grave error. El suyo ha sido un camino de largo recorrido, en el que, poco a poco, han ido editando singles con distintos sellos internacionales, y en el que han girado por la mitad del planeta. Dicho así, parece que en estos dos últimos años se han comido el mundo, pero nada más lejos de la realidad. Lo suyo ha sido desde la independencia más absoluta, y su historia es calcada a la de muchos de los grupos de los que toman sus influencias. Bandas como The Field Mice o They Go Boom!!, que ahora son muy reivindicadas, pero que en su día no pasaban de tocar en salas de aforo mediano. Nosotros esperamos que a ellos no les pase esto, más que nada porque “Let’s Get Lost”, su álbum de debut, es una de las joyas nacionales de este año, y cuanta más gente lo escuche, mucho mejor.

Pop de guitarras cristalinas, la capa necesaria de electrónica, un toque ensoñador…la fórmula es de sobra conocida, pero no por ello deja ser interesante. Sobre todo si demuestra un gran talento para ponerla en marcha, como es el caso. En estas diez canciones, Pau Roca y RJ Sinclair demuestran que eso de hacer canciones con grandes melodías y estribillos que se pegan a los dos segundos, es lo suyo. Sinceramente, la única pega que encuentro en estos 41 minutos de música, es que ‘Go for the Round’ no es la canción más indicada para editar como single oficial. Y no es que sea un mal corte, sino porque no creo que de una idea adecuada de lo que hay en el resto del álbum.

No hay nada que les salga mal. Si les apetece tirar de los New Order más rock, se sacan de la manga un hit atemporal como ‘Mexican Flag’. Si deciden que hay que sonar como los The Field Mice más electrónicos, aparecen dos joyas como ‘Girls’ y ‘For Real’. Si de repente les da por endurecer su sonido, nos sueltan todo un himno de pop guitarrero y oscuro como ‘Going Nowhere’. En todos los casos están sembrados, y lo que es mejor, por mucho que tengan sus influencias claras, no se han dedicado a plagiarlas sin más, tienen su propia personalidad. Una personalidad que les permite hacer una canción como ‘Just Let Go’, en la que un piano les acerca a un sonido más clásico, menos “indie”, y salen absolutamente victoriosos, y con uno de los mejores cortes del disco. Aunque es en ese pop ensoñador donde muestran sus mejores armas. Ahí es donde entran ‘She’s over Guitars’ y ‘Amanda & Grant’, dos temas por los que cualquier seguidor de Sarah Records daría su mano derecha. Por si esto fuera poco, terminan el disco con ‘Unexpected Acts’, una delicada balada de aires bossanova, con la que nos dan a entender que son capaces de moverse con soltura en muchos terrenos.

Si este disco no se convierte en uno de los más importantes de 2016, es que algo no va bien en el mundo de la música.

Valoración: 8,4

To Top