Publicidad

Lori Meyers “Cuando el destino nos alcance” (Universal 2010)

loricover

No, "Cuando el destino nos alcance" no está entre mis discos favoritos de lo que va de 2010. Ni tan siquiera es mi disco favorito de Lori Meyers, pero si esperas que lo crítique sin compasión porque hayan bajado un poco el listón o porque se hayan marchado a Los Angeles a grabar con Sebastián Krys, a la sazón productor de Bisbal o Shakira entre otros, mejor deja de leer porque no pienso hacer sangre.


Y es que no entiendo las críticas feroces contra bandas que han aportado tanto a la música indie nacional y que por intentar hacer algo distinto, por no acomodarse y por evitar convertirse en una caricatura de si mismos, acaban siendo "sparrings" de la crítica y por ende, del gran público. Injusticias similares han sufrido La Habitación Roja, Los Planetas, Love of Lesbian, Vetusta Morla y ahora, la banda granadina que nos ocupa. Parece que, a parte de la horda de fans incondicionales, lo mas "cool" es renegar de estás bandas que, no lo olvidemos, han aportado su granito de arena para que el indie patrio sea algo más que un cúmulo de buenas intenciones. Además Lori Meyers siempre han tenido algo que me ha hecho tenerlos muy en cuenta y es la capacidad de sintetizar y adaptar la herencia de la música española de los años 60 (no solo hubo años 60 fuera de España y no todo se reduce a los ochenta en nuestra herencia musical), de bandas como Los Brincos, Fórmula V, Los Gritos, Los Bravos, Los Canarios...una época de la que todos parecen avergonzarse, pero que yo particularmente adoro.

La producción de Sebastián Krys hace que en "Cuando el destino nos alcance", suenen samplers y algo de electrónica y ésto es algo a lo que los andaluces no nos tienen acostumbrados y que ha causado más de una crítica. En alguna ocasión el resultado no es el deseado, como en la prescindible "Religión". Adelantándose al chiste fácil, se rién de ellos mismos en "¿A-Ha han vuelto?" y consiguen dar un aire fresco y renovado a canciones como "Mi realidad" o "Corazón elocuente"(con guiño a "Town called malice" de The Jam incluído), donde el resultado final es excelente. En contraposición al tratamiento del sonido, las voces no están dobladas, sonando menos melodiosas y mas rockeras.
"Explícame" y "Condicional hipotética" son los dos mejores temas del disco. El primero con un estribillo muy pegadizo y cuya letra versa, una vez más, sobre la fragilidad de la psique ("Si alguien fuese capaz de hacerme olvidar, reconstruir los cimientos de mi personalidad que se ahoga de pena, en el mar de la inseguridad") y el segundo con un riff de guitarra afilado, que me hace recordar canciones de The Kinks o The Jam.

Abundan en el disco las letras comprometidas y de crítica social, y ya desde el título hay una auténtica declaración de intenciones. "Cuando el destino nos alcance" es el título de una película de Richard Fleischer de 1973, una distopía sobre una sociedad ficticia y apocalíptica por los comportamientos económicos de las clases dominantes. En este contexto tienen su sitio canciones de temática anti-consumista como "Enhorabuena, eres el que tiene más" o "Corazón elocuente". También es llamativa la letra de "Religión", crítica con la televisión basura y el amuermamiento en el que los gobiernos nos intentan inducir, en la época en la que vivimos de crisis económica. Vamos, el clásico "pan y circo".

Si escucháis un par de veces "Cuando el destino nos alcance", veréis que no está tan mal y que muchas veces cuando un disco llega a nuestras manos, ya estamos intoxicados por lo que hemos escuchado. Pero veamos cuáles son sus póximos movimientos antes de enterrar a Lori Meyers....A mi, este disco me gusta más que "Cronolánea", pero es solo mi opinión.
Escuchaló y a ver qué te parece a tí.


To Top