Publicidad

Línia Maginot, Fibonacci (Take Away 2013)

Autor: | @sergiomiro

liniamaginotcover

Para ser un grupo tan lúdico-festivo, la tarjeta de presentación de Línia Maginot nos obliga a repasar apuntes. Por un lado, el nombre del grupo es alusión histórica directa al conjunto fortificado construido por Francia tras la Primera Guerra Mundial (para protegerse de Alemania, nada menos ¿sutil metáfora de la actual fobia “Merkeliana”?) ; y por otro está el Fibonacci del título, que se trata del matemático Leonardo de Pisa, autor de la célebre sucesión de Fibonacci.

Justamente ese hallazgo numérico marca uno de los momentos más memorables del repertorio del grupo, cuando convierten el estribillo de Ella en una eufórica cuenta del 1 al 28, con acentos marcados en los números correspondientes a la sucesión de marras.

Es tan solo uno de los ejemplos que delatan la manera de ser de estos villanoveses, capaces de extraer fiesta y energía de cualquier cosa, y de combinar simpleza troglodita (bordeando lo irritante cuando abusan de los coros al unísono) con sutiles elucubraciones reflejadas en sus letras en catalán y en sus caprichosos ritmos.

Parafraseando uno de sus propios títulos, no es que sean raros, es que son diferentes. Y se les nota encantados de serlo, desde la propia formación con la inclusión de un acordeón aparentemente en conflicto con las guitarras más eléctricas (una peculiaridad más de su sonido que les ha granjeado la etiqueta de folk-rock mediterráneo), hasta unas canciones cuyo devenir nunca es el que puede esperar a priori el oyente.

Este debut nos deja unas cuantas canciones memorables que sin duda crecerán e invitarán al desmadre colectivo en sus interpretaciones en vivo. Se trata de una música aparentemente sencilla, pero llena de recovecos y desafíos para los músicos. El hecho de que todo esto haya sido registrado prácticamente en directo (en el Foment Vilanoví) dice mucho de la pericia de los miembros de la banda, todos ellos fogueados en varios proyectos como La Brigada o Les Sueques.

 

 

To Top