Publicidad

Liima, ii (4AD 2016)

Autor: | @sergiomiro

Liima_II

Los daneses Efterklang son de los que gustan de buscar exóticas excusas creativas para despertar a sus musas. Su último trabajo, el bello Piramida (2012), partía de unas grabaciones de campo en un pueblo fantasma cerca del Polo Norte, y ya han anunciado para finales de año una nueva ópera que van a interpretar en Copenhagen, en 14 funciones para 60 personas cada una debido a las limitaciones del bunker abandonado de la guerra fría que han elegido como recinto.

Ante tanta ambición (que podría ser objeto de mofa, si no fuera porque suele producirles fantásticos resultados), casi podríamos considerar este proyecto paralelo como la excusa que se han dado para sentirse más liberados. Y es que Liima es, básicamente, la unión de Efterklang y el percusionista finlandés Tatu Rönkö (otro que se las trae, a juzgar por su reciente proyecto de extraer sonidos musicales de diferentes cocinas de todo el mundo). La relativa inmediatez formó parte del plan inicial en este caso, con la banda programando estancias de cuatro semanas en Finlandia, Berlín, Estambul y Madeira. Al final de cada uno de estos periodos, registraban todo lo que hubiesen compuesto y lo representaban en directo.

El resultado está vertido en este ii, y no puede ser más estimulante. La banda parece haber ganado fuerza en el proceso, y su paleta sonora se da la mano perfectamente con las piruetas percutidas de Rönkö (especialmente impactantes en Woods).

Manteniendo la capacidad exploratoria de los daneses, han abandonado el terreno “paisajístico” que tantas veces les emparejaba a Sigur Rós, y se han lanzado a una electrónica vanguardista y experimental (caben desde toques andinos hasta el sampleo de marchas militares en Russians, o toda una ristra de manipulaciones vocales que dejan al autotune como un juego de niños), con los pertinentes toques de Krautrock y con cierta sensibilidad pop ochentera (como unos Simple Minds o unos U2 especialmente atrevidos), que amarra las canciones para que la cosa no se disparate.

Valoración: 7,8

To Top