Publicidad

Kou Keri Kou “Kou Keri Kou” (El Genio Equivocado, 2017)

Autor: | @sergiomiro

Esta nueva formación barcelonesa surge la reunión de un grupo de músicos que ya habían dejado muestras de su inquietud en bandas como Corte Moderno, Kana Kapila, Pelea! o STA.  La portada de su debut, ilustración de Arantza Cotera, nos muestra una serie de líneas que dan forma a unas casas que a su vez dan lugar a un poblado. Esa confluencia de elementos en principio sencillos y dispares que al final generan un discurso colectivo, podría ser la esencia a destacar de este proyecto. Ander Agudo (percusiones y ritmos), Juantxo Agudo (bajo), Jordi Gegé (guitarra y coros), Pope (trompeta y fliscorno) y Olatz Azcona (voz) tienen procedencias, bagaje e inquietudes bien diferenciadas, pero han encontrado en Kou Keri Kou un objetivo común para dar forma a algo nuevo.

Ante la tiranía habitual de las influencias anglosajonas en la música que suele llegar a nuestros oídos, cabe imaginar que hay algo de dogmático en la decisión de abrazar, ritmos y armonías de otras culturas, desde Nigeria hasta Colombia, pasando por Perú o el Congo. Ni siquiera se trata de ese africanismo popero y basado en las aventuras previas de Paul Simon que iluminó los primeros trabajos de Vampire Weekend. No, lo de Kou Keri Kou es un salto mortal y comprometido hacia esas “otras músicas”, pero manteniendo una extraña conexión con algunas bandas clásicas de la escena independiente hispana de las últimas décadas (y no tan independientes, como Los Especialistas o el lado más exótico de Radio Futura).

Que nadie imagine tampoco grandes orquestaciones, al estilo de “Rei Momo de Byrne. Kou Keri Kou aplican a las músicas globales métodos de trabajo e instrumentación propios del indie. Esto se evidencia de manera a través de las melodías vocales, las letras entre comprometidas y sugerentes, y la sencillez de la voz de Olatz (canciones como ‘La gente sin dinero’ podrían venirnos en formato Punsetes, mientras que nadie se extrañaría si en lo nuevo de Los Planetas nos topásemos con una letra como ‘Maravillas del pasado’). Pero para que todo tome la forma peculiar e inconfundible que ya demuestra este breve y conciso disco de debut, resultan también fundamentales las guitarras con sus arpegios y motivos adaptados de distintos palos afro-caribeños; los metales de Pope (especialmente importantes en el par de dignísimos cortes instrumentales), y los ritmos y percusiones de Ander, en el punto justo entre el Casiotone, y la batucada portátil.

Dejemos de mirarnos los pies en la pista, y lancémonos al baile desenfrenado en nuestro garito favorito. Kou Keru Kou han llegado para cambiar el juego sin que por ello sintamos que estamos traicionando nuestros a veces anquilosados ideales musicales.

To Top