Publicidad

Kokoshca, Hay una luz (Ayo Silver 2013)

Autor: | @siguesiguepop

kokoshcanuevo

Todos teníamos claro que el tercer disco de Kokoshca iba a ser el definitivo, el que los encumbrara como banda y el que hiciera justicia de una vez con la banda de Pamplona. Y claro, fue escuchar por primera vez las canciones de “Hay una luz” y darnos de bruces con una realidad mucho más alucinante (y alucinógena) de lo que nos imaginábamos, llena de detalles jugosos y de una madurez como grupo que asombra. Iñaki y Amaia (Javi se quedó en el camino, no sabemos si sólo por esta vez) lo han hecho, han sabido exprimir el limón de la forma más certera, sin prisa y con los pasos en firme.

Hay una luz” empieza fuerte, muy fuerte, con la arrebatadora “No volveré”, que gana sobre el escenario, decantándose por el rock, el que ha hecho que la historia de Kokoshca sea real, y sigue sin perder garra hasta mitad del disco, donde esa “Jon y yo” nos recuerda a Lou Reed, aunque más del norte por la letra, y nos hace creer (más) en el rock. En la parte media del disco asistimos a una parte más experimental (“Hay una luz”, “Oyynoj” y “Sigue el ritmo”) y que quizá nos dé una pista de por dónde va a pulular el futuro de Kokoshca. Rápidamente nos damos cuenta de que esas tres canciones no desentonarían en un trabajo publicado por Woodsist o Sacred Bones. Todo esto nos prepara para un final arrebatador como pocos que es ese vals junto a El Drogas y que hace de “Hay una luz” algo tan mágico”.

Como peros, sólo pondré dos. El tracklist del disco quizá podría haber sido algo más acertado con ese halo de dispersión de “Oyynoj” al final (¿incluso podría haber sido una pista oculta?) y que la canción del single de Walden que deberían haber rescatado, tendría haber sido la espectacular “Noches sin ti”. No obstante, el disco supera el notable sin esfuerzo y hace que con las escuchas estemos hablando sin duda de uno de los trabajos de este 2013.

 

To Top