Publicidad

Klaus&Kinski “Tierra, trágalos” (Jabalina 2010)

klauskiskicover

¿Quién dijo que en el indie español se crean falsas espectativas, fundadas en grupos que se desinflan sin mas? A todos los que opinaban que Klaus & Kinski eran simplemente un "bluff" pasajero, "Tierra, trágalos" les hace ocultarse precisamente bajo tierra, presa del rubor ocasionado por la falta de fé en un grupo, que ya nos ha dado el que posiblemente sea el mejor disco nacional de 201
klauskiskicover

¿Quién dijo que en el indie español se crean falsas espectativas, fundadas en grupos que se desinflan sin mas? A todos los que opinaban que Klaus & Kinski eran simplemente un "bluff" pasajero, "Tierra, trágalos" les hace ocultarse precisamente bajo tierra, presa del rubor ocasionado por la falta de fé en un grupo, que ya nos ha dado el que posiblemente sea el mejor disco nacional de 2010.

Para este nuevo disco Alejandro y Marina repiten fórmula: en lo musical, la misma tónica ecléctica de su anterior LP "Tu hoguera está ardiendo" y en lo referente a las letras, truculentas historias sobre asesinatos, luchas de clases o complejos de infancia, en las que hay un especial protagonismo de la ironía y que denotan un inteligente sentido del humor. Todas susurradas por la dulce voz de Marina. Alejandro Martínez Moya vuelve a autoproducirse, contando con Arturo Vaquero (Humanoid) a la masterización.
"Brilla como una estrella", "Forma, sentido y realidad"o "Eres un sinvergüenza", son brillantes canciones de elegante indie pop, que recuerdan a veces el sofisticado universo de Saint Etienne. La guitarra de Alejandro nos descarna a traición rozando el shoegazer, en las oscuras melodías de "Ley y moral" o "Luego vendrán los madremías". La dulce voz de Marina adquiere tintes melancólicos, cadencias vocales que recuerdan a Jeanette en "Los niños muertos y la decadencia política". Pero Klaus & Kinski son capaces de aunar en un mismo disco canciones tan sofisticadas como las referidas y un pasodoble, como en "El Rey del Mambo y la Reina de Saba", canción con la que nos los podemos imaginar tocando en la plaza mayor de cualquier pueblo de nuestra geografía y cuyo solo de trompeta es sobrecogedor. Y rizando el rizo, "Carne de Bakunin"podría estar en la banda sonora de cualquier película de Woody Allen, tanto por temática como por su swing.
Si "Tu hoguera está ardiendo" fue un disco sorprendente, "Tierra, trágalos" se desprende de cualquier tipo de presión y nos muestra una colección de canciones de muy alto nivel, demostrándonos que no hace falta ni adoptar la pose del malditismo, ni ser artistas torturados, para ser geniales compositores. Alejandro y Marina, sin tomarse muy en serio a si mismos, nos han regalado uno de los mejores momentos de 2010.

No dejes de ver la simpática entrevista con Alex y Marina tumbados en la cama de un hotel de Barcelona donde nos cuentan todos los detalles de su nuevo álbum

To Top