Publicidad

Jungle By Night, “Livingstone” (New Dawn 2018)

Autor: | @sergiomiro

Jungle By Night son la evolución del afrobeat. Yo podría decir esta frase y quedarme tan pancho, y ya veríamos cuántos deciden hacerme caso. Pero es que quien ha afirmado tal cosa es nada menos que Tony Allen, padre rítmico del afrobeat. ¿Hacen falta más avales? Pues también el mismísimo Seun Kuti ha dicho de ellos que llevan al afrobeat hasta un nivel maravilloso y alucinante. Lo curioso es que esta formación holandesa ha conseguido esos merecidos elogios saltándose todo tipo de ataduras estilísticas y rechazando la recreación mimética de los ritmos y sonidos clásicos del género. Quizás Tony Allen alucine con ellos porque por primera vez se encuentra con un batería que toca afrobeat sin santiguarse ante él ni emular en exceso su inconfundible estilo. Vamos, que lo que hacen puede ser calificado de afrobeat echándole un poco de imaginación, pero poco o nada tienen que ver con el sonido de Antibalas y de otras meritorias formaciones que mantienen viva la llama del afrobeat desde una aproximación más retro.

Jungle By Night son eminentemente instrumentales, pero se las arreglan para ejecutar a la perfección desarrollos musicales tan febriles e intensos como los que pudiera llevar a cabo en su momento un Fela Kuti a todo gas. Eso sí, en su coctelera caben muchas más cosas. Trabajando a su manera una aproximación igual de desprejuiciada y contemporánea que la que BADBADNOTGOOD aplica al jazz, Jungle By Night dejan de manera especial en su quinto disco la puerta abierta al funk, al kraut, al house, al ethio-jazz, y hasta a la música ambient minimalista (como hacen en el tema inicial, Hangmat, que nos da una imagen engañosa respecto al aluvión de sonidos eufóricos con los que vamos a toparnos más adelante).

A su favor hay que decir que, pese a que se dejan seducir por sonidos y tendencias de nuevo cuño, nunca llegan a dejar el volante a las máquinas. Detrás de cada ritmo hay unos cuantos músicos poniendo toda su pericia y energía para sujetarlo todo y ponernos a bailar. Puede que a veces los sintetizadores tomen protagonismo, pero enseguida llegará la potente sección de metales para interactuar con ellos. Eso contribuye a la sensación de que nos dan de estar ante algo que es, al mismo tiempo, familiar e innovador.

En breve tendremos a Jungle By Night ofreciendo conciertos en España (el día dos de abril en Barcelona, en La [2] de Apolo; el 3 en Valencia, en Loco Club; el 4 en Zaragoza, el 5 en San Sebastián, el 6 en Gijón; y no se descarta alguna fecha más). A juzgar por este Livingstone. pueden ser auténticos festines musicales de esos que dejan satisfechos por igual a la cabeza y a los pies.

 

Valoración: 7,2

To Top