Publicidad

Julio de la Rosa “La Herida Univesal” (Ernie Records 2010)

juliorosacover

¿Puede la leyenda devorar al protagonista, ser más grande el personaje que el propio músico? Conozco muchos casos en los que esta pregunta tiene por respuesta una rotunda afirmación, pero en el caso de Julio de la Rosa sus canciones son ferozmente sinceras y cada disco es un exorcismo de sus propios miedos, obsesiones y preocupaciones. Dicho esto, puedo afirmar que este cuarto disco del jerezano está a la altura de las expectativas creadas.


"La Herida Universal" es un disco conceptual, que ahonda en el dolor del abandono y escarba en la emoción de la ruptura. Todo ello acompañado por temas habituales en el imaginario de Julio, como el sexo pactado ("Tan amigos" o "Entresemana"), la vida crápula ("Las camareras"), la infidelidad ("Una mierda de canción"), la falta de fé en el amor ("La fecha en la tapa"), o el miedo al paso del tiempo y las oportunidades perdidas ("El amor desperdiciado"). En definitiva las relaciones interpersonales y el ancestral arte del apareamiento.

Pero donde más se hace patente esa herida, es en el comienzo y el final del disco. "Uno" y "Resumiendo" son canciones de derrota, de fracaso y tristeza absolutas. Pero ambas difieren en la manera de afrontar la situación, ya que si "Uno" todavía arroja esperanzas y ganas de luchar, debilidad y dependencia, "Resumiendo" respira fuerza, indiferencia y aceptación.

En lo musical "La Herida Universal" es un disco fundamentalmente de pop, con dominio de la épica melancólica, salpicada de rock y ritmos latinos. Como es habitual, las letras de Julio poseen gran carga emocional, letras que te dejan tocado y que te hacen vislumbrar la rabia con la que han sido escritas, como la reivindicativa "Las camareras" ("...no voy a cambiar jamás...no quiero cambiar....no puedo cambiar..."), la amarga "La fecha en la tapa" ("...yo no sé qué pedirle al amor, todo lo que me dio caducó en quince días, yo no sé si pedirle un milagro o decirle más no, por favor...), la ácida"Canción de guerra" (...esto es una canción de guerra, quién habla aquí de amor...") o en el recitado pseudo rap de "Una mierda de canción" (...todo lo que dije, yo lo dije por gustarte...).

"La Herida Universal" pueden ser las reflexiones en voz alta en una noche de vigilia de cualquiera de nosotros. Porque con el corazón en la mano, quién no ha sentido alguna vez esa herida. Ojala existiera una tirita universal para esa herida, pero en su ausencia, el corazón de Julio de la Rosa sigue supurando y dándonos discos sublimes como éste.


To Top