Publicidad

Julieta Venegas “Los Momentos” (Sony 2013)

Autor: | @sergiomiro

julietavenegaslosmomentos

Quien conociera a Julieta Venegas tan solo por la triada de discos que comenzó con (2003) se habrá extrañado tanto como servidor por el respeto incondicional que le rendía la plana mayor del artisteo latinoamericano (recordemos que el mismísimo Bunbury la colocó entre las pocas cosas salvables en Los restos del naufragio: “esa, mi Julieta”).

Vale que siempre ha tenido una voz muy personal, pero ni las canciones, ni mucho menos el revestimiento instrumental que tuvieron esos discos con los que la mexicana coronó las listas de éxito de medio mundo (también en nuestro país) invitaban a distinguirla como una artista a tener especialmente en cuenta.

Pero llegó la maternidad (ella dice que ha influido), y ha llegado este sexto disco, Los momentos, para marcar distancias y presentarnos a una Julieta mucho menos edulcorada, más reflexiva y envuelta en unos exquisitos arreglos de electrónica lo-fi y minimalista (cortesía de su nuevo aliado, el productor Yamil Rezc).

La primera frase del disco ya podría ser leída como símbolo de una Julieta mucho más realizada con su nuevo traje musical: “Hoy por primera vez veo con claridad / Algo ha limpiado mi ventana”.

Lo cierto es que ahora es cuando cualquier indie de a pie podría ser susceptible de encontrar alicientes en estas canciones. Vamos, que si en su momento hubo quien se asombró por la inclusión de Julieta en el FIB, diríamos que tras Los momentos hasta resultaría natural verla en el cartel de algún Primavera.

En comparación que lo que hacía antes, el presente disco podría sonar a suicidio comercial, aunque lo cierto es que cuenta con singles tan pegadizos y facilones como ese Te vi, o con algunas concesiones algo prescindibles como los coros infantiles que suenan tanto en Hoy como en Un poco de paz, apertura y cierre del disco, respectivamente.

El aire a lo Café Tacuba que se puede adivinar en las fantásticas ¿Por qué? Y Verte otra vez es tan solo el aperitivo para cuando, en Vuelve, aparece el mismísimo vocalista “Tacubo” Rubén Albarrán para marcarse una colaboración en la que también cabe un rapeo de la chilena Tijoux (otro de los momentos que, personalmente, no me encaja, casi prefiero quedarme con la alternativa melódica que propone Javiera Mena en la versión del mismo tema que aparece en el recomendable DVD extra de la edición especial).

El resto de composiciones van desvelando el poderío de sus estribillos a medida que les vamos prestando un poco de atención (el sonido del disco es tan homogéneo y sus cadencias tan similares, que se tardan unas cuantas escuchas en separar del todo unas canciones de otras), y es entonces cuando confirmamos que la artista ni mucho menos ha renunciado a la opción de seguir tocando la fibra de un público amplio, por más que ahora haya escogido un camino más digno e interesante.

 

To Top