Publicidad

Jugoplastika “Say Hello To The Kid” (Ernie 2010)

jugoplastikacover

En un año en el que grupos como Sonic Youth, Dinosaur Jr o Yo La Tengo agotan entradas en nuestro país, y Pavement en medio mundo, no deja de ser curioso que el público español pase olímpicamente de grupos nacionales que llevan años mamando influencias de esos artistas que vuelven a estar en la cresta de la ola. Esta actitud lleva a que grandes bandas como Half Foot Outside terminen tirando la toalla y decidan separarse, hartos de que el público ignore las grandes canciones en las que tanto esfuerzo han puesto.


Algo parecido pasará  con Jugoplastika, destinados a recoger el testigo de los de Pamplona, si no empezamos a mimarles un poco más y a darles el reconocimiento que se merecen. De momento, tras un primer disco más bien flojo y un segundo gran álbum, nos dan una nueva oportunidad con Say Hello To The Kid, que no es ni más ni menos que una gran colección de canciones de indie-rock con aires noventeros. Sí,  amigos: se han puesto en manos de Paco Loco y John Agnello, “cocinero” de los últimos trabajos de algunos de los grupos que mencionábamos anteriormente, y han conseguido el sonido que buscaban en sus dos primeros álbumes.

Es un disco mucho más coherente y bastante más pop; ya desde los tres temas que abren el disco (Kiss, Hug & Bite, Holidays in Delaware y KK Split), nos damos cuenta de que, aunque siguen afilando las guitarras, se han currado bastante más las melodías y el power pop ha entrado en sus vidas. Casi todo el disco va en esa línea, e incluso han mejorado mucho en los temas más calmados (Ninnete at the Airport o Not Here, Not There), que era su asignatura pendiente en sus anteriores trabajos, pero, sin duda alguna, lo mejor del disco son Little Funny Things y Kirby & Debbie. La primera es un trallazo de cuatro minutos con una base rítmica y unas guitarras contundentes, que encantará a los fans de grupos como El Inquilino Comunista; todo un pedazo de hit. Y la segunda es un medio tiempo en donde se atreven con un ritmo casi bailable y unas cuantas palmas; deliciosa.

La única pega que podemos poner al disco es el tema que con el que cierran este nuevo trabajo Schuster), que, aparte de tener una excesiva duración, no dice mucho y desentona un poco con el resto de canciones.

A ver si gracias a este revival de los noventa que vivimos últimamente, se empieza a hacer justicia con este grupo, porque es obvio que se lo merece.


To Top