Publicidad

Joaquín Pascual “El Ritmo de los Acontecimientos” (El Genio Equivocado 2010)

joaquincover

Decir que el enésimo proyecto de Joaquín Pascual es su trabajo más personal no sería ser fiel a la realidad, puesto que este superviviente de la escena independiente (veintidos años desde que comenzara su andadura en Surfin´Bichos, ahí es nada) lleva toda su carrera entregando discos que si de algo pueden presumir, es de haber sido elaborados desde una perspectiva y un discurso muy personales. joaquincover

Decir que el enésimo proyecto de Joaquín Pascual es su trabajo más personal no sería ser fiel a la realidad, puesto que este superviviente de la escena independiente (veintidos años desde que comenzara su andadura en Surfin´Bichos, ahí es nada) lleva toda su carrera entregando discos que si de algo pueden presumir, es de haber sido elaborados desde una perspectiva y un discurso muy personales.


Lo que si puedo asegurar es que "El ritmo de los acontecimientos" es su disco más descarnado y crudo, desnudo y carente de artificios, que nos permite acercarnos a la persona que hay tras el músico, tocar su corazón y meter los dedos en las llagas que han dejado las historias que nos cuenta a lo largo de las diecinueve canciones, que componen esta nueva andadura.

Para esta ocasión, Joaquín ha decidido fichar con El Genio Equivocado además de autoditarse con El ritmo de los acontecimientos, su sello propio.  Compositor prolífico donde los haya, protagonizó la prehistoria del indie español con Surfin´Bichos, lo reinventó con Mercromina y se redimió con Travolta. Tras alguna escapadita vía Tórtel, ahora vuelve a hacernos girar la vista hacia Albacete preguntándonos qué se le ocurrirá esta vez, de nuevo nos sorprende y se encierra en el estudio con su guitarra y sus canciones y sin mas ropaje que reverb, coros y alguna batería y teclados ocasionales, vomita canciones sobre envejecer con diginidad, mientras "la inercia de la vida y el efecto amor" nos arrastran en un viaje finito. El encargado de grabar y mezclar el disco ha sido otro clásico de nuestra escena: Paco Loco, una vez más detrás de apuestas más que interesantes, haciendo que las letras de Joaquín sean las protagonistas, sin apenas efectos tras los que esconderse o que distraigan al oyente.Joaquín tiene que contarnos que cada día se viene abajo y que la lucha consigo mismo por recuperarse es lo que le libera ("Todos los días tengo un accidente", "De paseo", "Debería estar contento"), que es un "Viejo cascarrabias" y que a veces añora su juventud, pero solo un momento, porque le gusta el tipo en el que se ha convertido ("Una pena de camisa", "Colapso temporal"):"Descubrí al guardar la ropa de invierno una antigua camisa. / Y pensé, por qué no me la vuelvo a poner para ser como era. / Pero al fin la tiré porque estaba muy vieja...". Joaquín no quiere que le den explicaciones, porque no quiere que se las pidan a él ("Solo te pedí un cigarro"), pero nos pide que hagamos un ejercicio por entender su pequeño mundo, su mundo interior tras sus palabras y sus melodias  ("Jugando al escondite"). Tiene palabras para el amor que perdió ("Ella me atropelló") y fuerza para desear amar de nuevo ("La unión y la fuerza").

"El ritmo de los acontecimientos" es el disco resultante de aplicar un altavoz a sus miedos y pensamientos mas intimos. Lo que queda claro con este debut en solitario es que a Joaquin le sienta muy bien la madurez, y nosotros que lo disfrutamos.


To Top