Publicidad

Jim James ““Regions of Light and Sound of God”” (V2 – Coop 2013)

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

jimjames

La primera aventura en solitario del líder de My Morning Jacket confirma la querencia de JimJames por la música negra, sin dejar a un lado la experimentación y los sonidos más americanos, aquí exclusivamente folk, en un trabajo algo desigual, pero sofisticado, atrevido y original.


El disco se abre con State of the Art (A.E.I.O.U.), una sorpresa de alma muy soul, que crece y se desgañita sin caer nunca en la ampulosidad. ¿Se puede sonar minimalista, moderno y parecer añejo (ese piano) a la vez? Jim James lo consigue. Know Til Now sube la apuesta. Funk suave e intimista que coquetea con la electrónica, como si introdujeran a The XX en un túnel del tiempo y salieran en los años 70. Eso sí, con un cantante capaz de ofrecer una variedad de registros y mostrar una personalidad vocal a años luz del por otra parte brillante dúo británico. Dear One es más reconocible dentro de las coordenadas de My Morning Jacket, aunque pasada por el tamiz vaporoso y atmosférico que preside todo Regions of Light. Pianos punteando la melodía entre brumosas cuerdas y vientos, con infinidad de sonidos apareciendo para evaporarse al siguiente instante. Gran tema. Le sigue A New Life, otra de las joyas del álbum. Puro clasicismo, inicialmente armado tan solo con una guitarra acústica y su desbordante talento, James lograr un tema arrebatador, que crece con él. Folk pop que parece sacado de la mente de Ray Davies, George Harrison o más recientemente, Johnny Bramwell de I Am Kloot. A continuación viene Exploding, una breve y delicada pieza instrumental, que sirve como bello interludio antes de entrar en el segundo tramo del LP. Of the Mother Again es el tema más jovial del disco, nuevamente de marcada sonoridad soul, aunque nunca llega a despegar o impactar en comparación a otras canciones. En cambio, Actress, es un nuevo triunfo, con su sabia combinación de sedosos arreglos de cuerda junto a bases electrónicas. Sin estridencias, su elegante romanticismo es otro de los momentos a destacar del debut de James como solista. All Is Forgiven adquiere un tinte más épico y tortuoso, siendo quizás donde la experimentación de James resulta más farragosa, y, aunque su voz brilla con luz propia, es también donde su voluntad de maridar clasicismo, sonoridades afroamericanas y electrónica minimalista parece más forzada. Tampoco el cierre God’s Love To Deliver, entre unos The Beatles lisérgicos, acaba de convencer. En cualquier caso, Regions of Light and Sound of God es un trabajo muy reivindicable, bastante sorprendente, y que refleja las ambiciones y el talento compositivo de Jim James con audacia y un puñado de excelentes canciones.  
To Top