Publicidad

Jessie Ware, “Tough Love” (Island Records, 2014)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Jessie_Ware_Tough_Love

En un mundo lleno de estrellas femeninas artificiales, de esas que se preocupan más de enseñar muslos y montar algún escándalo que otro, encontrarse con una cantante como Jessie Ware es todo un lujo. La británica sólo necesita su voz y sus composiciones para ocupar los primeros puestos de la listas de ventas de su país y conseguir que la crítica de medio mundo se rinda ante ella. No es para menos, porque su álbum de debut era una pequeña joya llena de canciones con clase y elegancia. En su continuación sigue por el mismo camino, aunque hay algún acercamiento al pop más comercial.

Tough Love” es uno de esos trabajos llenos de colaboraciones, pero, no nos engañemos, a Jessie Ware no le hace falta que la ayuden a componer sus canciones. Junto a sus inseparables BenZel (el dúo de productores con los que hace su música desde hace años), la londinense sabe cómo llevar a buen puerto sus composiciones. Por este trabajo aparecen Miguel, Dev Hynes o el sosainas de Ed Sheeran, pero salvo el maravilloso tema que compone a pachas con el líder de Blood Orange, ninguno logra hacerle sombra. La voz de Miguel en ‘You & I (Forever)’ es una mera anécdota en uno de los cortes en los que se aprecia ese cambio hacia caminos más pop. No hace falta decir que sale más que airosa en esta nueva faceta, y que esta canción está entre lo mejor del disco (y del año). En el caso de Ed Sheeran, tan solo le escuchamos en unos coros al final de ‘Say You Love Me’ que, dicho sea de paso, no aportan demasiado a la canción.

Si hay algo que nos gusta de Jessie Ware es cuando se acuerda de Sade y se vuelve más sofisticada. Gracias a esto ha conseguido que el mundo se fije en ella, y si en su anterior trabajo encontrábamos grandes temas de este palo como ‘Devotion’ o ‘Swan Song’, aquí nos encontramos con unos cuantos más. Además, ha mejorado, y tanto ‘Tough Love’ como ‘Cruel’ (por poner dos ejemplos) son superiores. En esta última ha metido elementos un tanto más pop, y el tema es de los que se quedan en la cabeza con tan solo un par de escuchas.

¿Y qué pasa con las baladas? En este aspecto también está acertada, y nos obsequia con algunos cortes tan épicos y emocionantes como ‘Pieces’ –donde da rienda suelta a su vozarrón–, o ‘Champagne Kisses’ –donde parece que se deja llevar por la nostalgia de los ochenta y nos deja una canción con algún aire a Martika (el año pasado ya se marcó una excelente versión del ‘Love…Thy Will Be Done’)–. Y en ‘Keep On Lying’ nos vuelve a sorprender con un contagioso ritmo cercano a la música a la caribeña, que da otra vuelta de tuerca a su música.

Si Jessie Ware no arrasa con este estupendo trabajo, es que el mundo de la música está muy mal.

To Top