Publicidad

Jane Joyd “Shy Little Jane Presents: So Lost In This Bleak Winter Landscape” (Origami Records 2013)

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

janenoydcover

Empiezo a pensar que lo de Shy Little Jane es una forma muy desafortunada de titular los trabajos de Elba Fernández y su banda, Jane Joyd. ¿Tímida? Más bien lo contrario. Yo creo que hay que ser muy valiente para arriesgar tanto como esta coruñesa, cuyo segundo EP la sitúa en un terreno-categoría musical prácticamente única dentro del panorama nacional.


So Lost In This Bleak Winter Landscape va un paso, o dos, o tres más allá que su primer EP, The Dramatic Tale Of Her Animals, firme despedida de los parámetros más o menos habituales de la folk singer que descubrimos allá en 2011, para adentrarse en un intrincado y sugestivo laberinto de notable riqueza musical, fuertemente atmosférico y emocional.

Esta segunda parte puede entenderse como una continuación del anterior EP, pero diría que es también una decidida declaración de intenciones. Jane Joyd quiere experimentar sin perder de vista que la música tiene que apelar a las emociones de quienes la escuchan. No tiene miedo de dejarse llevar por el dramatismo si con éste puede llegar a donde pretende: un lugar inhóspito, telúrico y cinemático. No son palabras elegidas al azar. Las canciones de este EP parecen la banda sonora de una improbable película. Inquietante y muy personal, por supuesto. Cine de autor, no apto para todos los públicos, quizás tampoco recomendado para cualquier situación, pero extraordinariamente estimulante.

Los cinco temas que componen el EP deben escucharse seguidos. Como los discos de Sigur Rós, con los que comparte ciertos rasgos sonoros, individualmente las canciones perderían parte de su sentido y empuje.  Landscape No. 1 es un auténtico rompecabezas que implosiona hacia el minuto tres, arrastrado por el espectacular empuje vocal de Elba. Imaginen a Jeff Buckley en su máximo nivel de intensidad, arropado por mil vientos y cuerdas mientras juguetea con bases electrónicas.

Landscape No. 2 parece tener una estructura más simple, un mar de calma sobre el cual Elba recita la misma frase mientras su manto sonoro va encrespándose. El crescendo final es abrumador, furioso, dejando entrar a toda una tormenta musical en forma de trompetas hirientes, percusiones marciales y su voz desatada.Una recomendación, agenciénse unos buenos cascos. Descubrirán cuánto trabajo y talento puede encerrar una canción.

Nowhere actúa como breve puente entre los “cuatro paisajes” emocionales, siendo una bella pieza Instrumental en la que domina el piano. Tema, delicado, melancólico e intrigante que preludia las tormentas que restan por azotar al oyente.

Las últimas dos piezas son donde Jane Joyd redobla su apuesta, ya que sin perder su intensidad, coquetea con la electrónica de forma más abierta. Loops y cuerdas entran en sorprendente convivencia en Landscape No. 3, quizás el tema más directo de todo el EP y puede que también en el que menos se haya conseguido maridar la combinación de elementos musicales tan dispares.

En cambio, en Landscape No. 4, encargada de cerrar el trabajo, la simbiosis es perfecta, sirviendo a la perfección a un tema casi fúnebre. Imaginen a Sarah Worden de My Brightest Diamond sin miedo a romperse en pedazos la voz -sobrecogedor el instante a los 2:45 minutos de la canción- para después dejarse acompañar nuevamente por la trompeta, que esta vez toca a retirada. Un final vibrante para un EP que requiere y merece repetidas escuchas. Vale la pena adentrarse en el mundo de la -para nada- tímida Elba Fernández, Jane Joyd.

     
To Top