Publicidad

Jack Ladder & The Dreamlanders, Playmates (Self Portrait, 2014)

Autor:  | Google+ | @curtillo

jack ladder

Es muy probable que a muchos no os suene el nombre de Jack Ladder, pero este australiano es bastante conocido en su país, y con sus dos anteriores trabajos consiguió sendas nominaciones al Australian Music Prize. Ahora, junto a sus Dreamlanders, da el salto hacia nuevos mercados, y editará este “Playmates” a finales de febrero en América y Asia. En su país y en Europa hemos tenido un poco más de suerte, y hace más de un mes que lo podemos disfrutar.

Playmates” presenta un cambio de sonido respecto a sus trabajos anteriores, y nos presenta a un Ladder mucho menos oscuro y más electrónico que de costumbre –la producción es de Kim Moyes, miembro del dúo de synth-pop The Presets–. Lo que no consigue quitarse de encima es la comparación con su compatriota Nick Cave, al que, en muchas ocasiones, se asemeja demasiado. Lo bueno es que, al sonar menos oscuro, ha conseguido sonar al menos un poco diferente. Y es que la electrónica sedosa y elegante que tienen sus nuevas canciones le viene de maravilla a su voz grave y relajada. Pero claro, ahora entran otros nombres en juego; concretamente el de Bryan Ferry y sus Roxy Music. Esto hace que nos encontremos ante un resultado extraño, pero muy interesante.

Si quieres conquistar otros mercados, alíate con un artista local. Eso es lo que ha debido de pensar Ladder, que incluye dos colaboraciones con Sharon Van Etten. La primera es casi testimonial: en ‘Come On Back This Way’, un delicado y estupendo tema con aires ochenteros y un sonido cercano al de los Roxy Music de principios de aquella década, apenas podemos escuchar unos coros de la norteamericana en el estribillo de la canción. Sin embargo, en ‘To Keep & to Be Kept’ sí que podemos disfrutar de un dúo chico-chica en condiciones. Además, es otro tema de pop delicado y electrónico que nos deja muy buen sabor de boca. Lo mismo ocurre en todas las canciones del disco en las que se va por ese camino. Como ejemplos podemos poner el synth-pop oscuro de ‘Her Hands’, el pop con aires de bossa de ‘Let Me Love You’, o esa balada deliciosa llamada ‘The Miracle’.

Curiosamente, cuando menos acierta es cuando se pone más oscuro. Tan solo consigue que le funcione el asunto en ‘Model Worlds’, que es un tema oscuro con alma pop. En cambio, Reputation Amputation resulta demasiado cargado, denso, y excesivamente macarra. Menos mal que gran parte del álbum discurre entre las baladas delicadas (‘Slow Boat to China’ es muy chula) y los temas abiertamente pop. Al final, Jack Ladder & The Dreamlanders nos entregan una buena colección de canciones que les sirven como estupenda carta de presentación fuera de su país.

To Top