Publicidad

Indians “Somewhere else” (4AD – PopStock! 2013)

Autor: | @sergiomiro

indianscover

Me gustaría salirme del carril ya marcado por algunos compañeros que se dedican con mayor o menor grado de profesionalidad a esto de opinar sobre la música, pero esta vez no puedo. Es inevitable hablar del debut del danés Søren Løkke Juul (músico tras el proyecto unipersonal Indians) sin mencionar a su ilustre compañero en el sello 4AD, Bon Iver.


Es comenzar el disco con esa sugerente pieza llamada New, y pensar sobre la marcha que tan solo Justin Vernon posee un falsete más seductor. Ambos artistas también comparten el carácter entre emotivo y profundo de muchas de sus composiciones, y salta al oído que Indians intenta combinar las hechuras del folk clásico con las posibilidades expansivas de la música electrónica, aunque aún sin desplegar la inventiva insultante del segundo disco de Bon Iver (de hecho, piezas como Bird tienen más en común con las texturas lánguidas del Video games de Lana Del Rey). Dicen que Søren aprendió a tocar la guitarra poco antes de grabar este disco, lo cual justificaría la excesiva simpleza que acusan los temas más eminentemente acústicos (I am haunted  y Cakelakers, sobre todo), que sin embargo están estratégicamente colocados para dar un respiro sonoro al ambiente predominante de sintetizadores. Para bien o para mal, se nota que todo lo que aquí suena proviene de una misma persona. En ese sentido, Somewhere else es un trabajo que apunta constantemente al corazón, si bien no todas sus canciones tienen la capacidad de desplegar el potencial que parecen  contener, dejando de vez en cuando la sensación de un coche que tiene prohibido poner la quinta marcha (el caso más ejemplar es el tema titular, que sirve para cerrar el disco, con un final de bombo discotequero que en manos más expertas podría habernos llevado al paroxismo). Quizás ahora que Indians se está convirtiendo en una banda propiamente dicha para defender los directos, la cosa acabará cambiando y podremos disfrutar de los resultados de la transformación cuando llegue el segundo disco. Con todo, el talento se deja notar en más de una composición, y no faltan los momentos de sobria brillantez, por no insistir mucho en el innegable encanto vocal de nuestro hombre, lo cual ya justifica que le dediquemos algo de tiempo a este primer trabajo, y que nos relamamos ante lo que puede llegarnos en el futuro.    
To Top