Publicidad

Igloo “La transición de fase” (Ernie 2009)

igloocover

Hay que rendirse a la evidencia de que nos vamos haciendo mayores y de que muchos de los grupos que hemos visto nacer y crecer, han llegado a convertirse en referentes de nuevas generaciones y bandas que han surgido en los últimos años.




Ese es el caso de los gallegos Igloo, una banda que desde la primera escucha desprende una clara influencia de los sevillanos Maga, tanto en las melodías vocales, como en las letras, reivindicando su derecho a hacer música próxima a la que a ellos les emociona. Y esa es una actitud muy honesta. No olvidemos que en una de las joyas del indie nacional, "Super 8" de Los Planetas, la influencia de Joy Division era mas que evidente, e incluso se permitían hacer una canción como "Desorden", en clara alusión a "Disorder" de la banda británica y que para colmo, hablaba sobre el suidio de Ian Curtis. En "La transición de fase", esas influencias se hacen muy patentes, sobre todo en "Sin mentiras" tercer corte del álbum en la que colabora el mismísimo Miguel Rivera, todo un lujo en una canción preciosa con un final próximo al shoegazer y con una letra increible:

"...es que con estas cosas yo no se mentir, me limito al silencio cada vez que me preguntan por ti, yo que inventaba las historias más ridículas, yo que construía laberintos con nombres que no existen...".

En "Veranos del oso bipolar", transitan por un universo mas duro, aunque las melodías vocales siempre son pausadas y cálidas, no dejándose llevar por el marasmo de guitarras que marcan el ritmo de la canción con rasgueos ácidos. En la segunda mitad del disco, basculan hacia un sonido descaradamente bailable, con bajos tratados con efectos, disparados con contundencia directamente hacia la boca del estómago y con guitarras que suenan a contratiempo, marcando el camino hacia la pista de baile. "Azul casi transparente" y sobre todo "Todos somos átomos", harán las delicias del sábado noche en nuestro club favorito. "La transición de fase" es un disco cuya escucha no te pasará desapercibida, una declaración de intenciones de músicos sin prejuicios, que requiere de una escucha sin prejuicios. ¿Estás preparado para semejante reto? El esfuerzo merece la pena.




To Top