Publicidad

Iamamiwhoami “Kin” (Coop 2012)

Autor: | @indienauta

Iamamiwhoami

Siempre hubo algo perverso y emocionalmente peligroso en el juego de acercarnos a alguien desde atrás, taparle los ojos y decir eso de “¿Quién soy?”. El que lo hace, guarda la ilusión de que la persona de ojos tapados se va a alegrar al conocer a qué querida persona tiene detrás. Pero, ¿qué sucede cuando no es así?


Iamamiwhoami (pronúnciese –si hay ganas- “ayamemaijuamai”) se presentó en sociedad en el 2009 haciendo una especie de versión 2.0 del mentado jueguecito, lanzando vídeoclips sugerentes y con cierto halo misterioso a través de un canal de youtube, sin desvelar ningún tipo de autoría. Curiosamente, el truco funcionó, y la cosa se fue convirtiendo en fenómeno viral, contando con el entusiasmo de muchos internautas que entraron al trapo para intentar adivinar a quién pertenecía la excéntrica voz femenina que se movía entre gélidos arreglos de indie-pop electrónico.

“¡Es Björk!”, decían algunos.”Es Alison Goldfrapp, sin duda”, sostenían otros. Alguno incluso  se acercó más a la realidad, jugando la carta nórdica al pensar que se trataba de obra de Röyksopp. Algo había de similitud con todas esas referencias –y con alguna otra más, porque la música no es demasiado original, que se diga-, aunque la realidad fuera mucho menos glamorosa, ya que la verdadera responsable era la cantante sueca Jonna Lee, acompañada de su co-productor Claes Björklund.

Curiosamente, y de ahí la importancia del método de marketing escogido para darse a conocer, Lee ya había publicado otros trabajos de espíritu algo más guitarrero bajo su propio nombre, sin que el gran público quisiera en su momento darse por aludido.

Kin recopila en forma de disco su última serie de vídeos (la primera publicada desde que se conoce la verdadera identidad de nuestra chica). El reto es múltiple, ya que nos toca enfrentarnos a esta música en formato de larga duración,  sin misterios añadidos, y sin el apoyo visual y emocional de los vídeos.

Lo cierto es que, pese a que las canciones están bien construidas y hay más de una textura interesante en las instrumentaciones, algo se pierde por el camino, y nos quedamos con la sensación de que Lee es una artista mucho más mundana y limitada de lo que a ella le gustaría ser.

En conclusión, si se trata de primar envoltorio sobre el contenido, hay hueco para Iamamiwhoami en el saturado mercado actual, pero le convendría aprovechar el tirón inicial que ha obtenido para rodearse de otros colaboradores que otorguen a su música el mismo peso artístico al que aspiran sus vídeos.

 

 

To Top