Publicidad

Hypnolove, Ghost Carnival (Record Makers, 2013)

Autor: | @sergiomiro

hypnolove

“Nos gusta simple, elegante, bello”, dicen Hypnolove desde el corte que abre este Ghost Carnival, su segundo larga duración. Se les olvidó añadir: “y bailable que te cagas”. No es la primera vez que coronan la letra de algunas de sus canciones con alguna declaración de intenciones: ya en su primer éxito cantaban aquello de “Mademoiselle voulez vous danser”, mientras miles de mademoiselles y monsieurs de media europa se lanzaban a la pista.

Porque, por encima de sus divertidas composiciones de aire retro, lo que hace este trío de músicos y DJs de Toulouse es poner a bailar al personal. Han bebido mucha música y de vez en cuando vuelcan su librería musical (incluyendo alguna influencia orquestal) en arreglos que da vida y variedad a las canciones del disco, pero nunca parecen mostrar la ambición ni las ganas de retorcer sonidos que sí tienen compatriotas suyos como Daft Punk o Justice. El suyo es un sonido mucho más amable y ochentero, ideal para terrazas de verano o para discotecas que aún no han llegado a la hora golfa.

En sus momentos más inspirados (Sleepwalker, Winter in the sun o la popular Holiday Reverie, rescatada de un EP que ya publicaron hace dos años) podrían recordarnos a algunas de nuestras bandas fetiche de la actualidad, como Metronomy o Hot Chip, mientras que su reconocida eurofilia les lleva a producir algún corte como el single Come to my Empire, muy en la onda del tecno germano de los abuelos de todo esto, Kraftwerk.

To Top