Publicidad

Hidrogenesse “Un dígito binario dudoso. Recital para Alan Turing” (Austrohúngaro, 2012)

Autor: | @indienauta

hidrogenessedigito

Cambian los tiempos, cambian las modas, cambia el arte, cambian las maneras de ver los tiempos, las modas o el arte… pero las matemáticas no cambian, o al menos eso se ha dicho siempre. Partiendo de un silogismo que podría decirnos que si las matemáticas no cambian, los números tampoco, nos hemos encontrado en el espacio tiempo con este tercer disco de Hidrogenesse que, sin pretensión alguna y sin ganas de cambiar nada, nos ha enseñado a ver de otra manera el pop, y no solamente estamos hablando del pop hecho en nuestro país.


Carlos y Genís han dado una vuelta de tuerca más (¡otra!) en su carrera, cada vez más de culto, y, partiendo de un proyecto encargado por un centro cultural de Sevilla, que se esfumó con los meses, pero que siempre estuvo ahí, como las matemáticas, siempre con la figura del matemático, filósofo y criptógrafo británico Alan Turing, una de las personalidades del siglo XX, como gran protagonista, del que este año celebramos el centenario de su nacimiento.

Y tomando como pretexto varios momentos y personajes más o menos lúcidos o trágicos de la vida del genio británico, Hidrogenesse han construido, como si de urdimbres y tramas de un telar se tratara, un disco conceptual que por un lado reivindica que se hizo poca justicia con una de las personalidades más importantes de la ciencia de los últimos cien años y por otro para crear uno de los discos más enigmáticos y excitantes que recordemos de los últimos tiempos.

Y es que, intentando hacer una abstracción y tomando “Un dígito binario dudoso. Recital para Alan Turing.” solamente como un disco de pop, algo que no resulta del todo fácil, uno se da cuenta de que la genialidad de Ballesteros y Segarra se hace mucho más patente si cabe cuando hay un hilo argumental de por medio. Con dos enormes hits para bailar en potencia como son “Captcha cha-cha-cha” y “Enigma”, una intro, “El beso”, que ya desde el segundo uno se presenta como una auténtica maravilla de la música actual, un par de canciones que bien podrían ser números de Broadway, “Love letters” y “Christopher”, un recuerdo al pasado de la banda como es “Un mystique determinado” y un nexo de unión de todas las partes del disco como es “Dígito binario dudoso” el disco solo podría acabar con una pieza sobresaliente (¿o quizá Matrícula de Honor?) como es “Historia del mundo contada por las máquinas”, los seis minutos y medio más emocionantes que la música nos ha legado en mucho tiempo, y que tardaremos tiempo en olvidar, o quizá, no olvidaremos jamás, como a Alan.

Y atentos, porque parece que hay más, mucho más, y que mucho antes de lo que nos podemos imaginar podría llegar el cuarto disco de Hidrogenesse.

 

 

To Top